Pocas horas después de que el Estado Islámico volviera a copar la atención mundial con la decapitación de otro periodista estadounidense colgada en Youtube, el líder de Al Qaida, Ayman al Zawahiri reaparecía para anunciar la creación de una filial en la India de su red terrorista. Caben pocas dudas de que entre uno y otro hecho existe una evidente relación.

El egipcio Al Zawahiri llevaba tiempo sin aparecer públicamente y en el anuncio de la creación de su grupo de seguidores en la India, también en vídeo, podía distinguirse su avejentada figura en varios planos. El retorno a la palestra del sucesor de Bin Laden y de su multinacional del terror se debe al protagonismo que está cobrando el Estado Islámico, gracias a su crueldad, habilidad en el manejo de la difusión de sus actividades por Internet y a sus éxitos en el campo de batalla. La organización que lidera el autoproclamado califa Abu Bakr al Baghdadi surgió de una escisión de Al Qaida en Siria y ahora compite con esta por capitalizar la causa del yihadismo global y por atraer fieles a sus filas.

Según los análisis publicados en la prensa especializada estos días, Al Zawahiri y sus seguidores buscan recuperar parte del protagonismo y terreno perdidos, pero hay serias dudas de que vayan a poder hacerlo. De hecho, no está en absoluto claro que, a pesar de la proclamación de su rama la India, Al Qaida tenga ninguna estructura mínimamente en el país equiparable a la que posee en otros territorios. Más bien parece que sus líderes están buscando que se vuelva a hablar de ellos. Es la nueva espiral del terror propagandístico vía Youtube, en la que ahora mismo el Estado Islámico y sus encapuchados matarifes ganan por goleada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here