La Guardia Nacional rusa (‘Rosgvardia’), un potente cuerpo de 340.000 efectivos destinados a proteger la seguridad interna del país de todo tipo de amenazas, celebró este lunes su fiesta profesional.

¿Qué hace tanta gente y de qué son capaces?

De los 340.000 efectivos que prestan servicio en distintas unidades de la Guardia Nacional, 160.000 fueron ‘adquiridos’ del Ministerio del Interior.

“Nuestras tropas están vigilando las más importantes instalaciones del país, incluida la industria nuclear, controlan el tráfico de armas en el país, brindan a la población una variedad de servicios públicos. En las filas de la Rosgvardia sirven personas dignas y, mentalizados en cumplir sus tareas arriesgando su vida”, señaló general del Ejército Viktor Zólotov, el comandante de esta fuerza, citado por la agencia TASS.

Y no son meras palabras… Los combatientes de la Rosgvardia diariamente arriesgan su vida luchando contra el terrorismo. De acuerdo con el servicio de prensa de este organismo, en el 2016, actuando bajo el mando del Comité Antiterrorista Nacional, el ‘Spetznaz’ (fuerza de élite) de la Guardia Nacional eliminó a 125 terroristas, destruyendo sus más de 300 campamentos, refugios y albergues.

Armamento y material

En el 2017, en el marco del programa estatal ruso de adquisiciones de armamento y material, han sido encargados varios tipos de armas modernas, así como de equipos especiales.

“Este equipo especial es más eficaz para nuestras tareas. Las fuerzas especiales [Spetsnaz] recibirán nuevos vehículos blindados Tigr, Ural-VV, Ural Federal, Górets, este último montado sobre el chasis de Kamaz [camión pesado, ganador del Rally Dakar en 13 ocasiones]”, explicó el general Zólotov.

Según Zólotov, además se encuentra en desarrollo material sin parangón para otras tropas del país. En particular se trata del sistema móvil de protección de lugares de almacenamiento de armas y municiones, nuevos vehículos de mando y un vehículo blindado de reconocimiento.

La organización y principales unidades

Las numerosas tropas de tierra de la Guardia Nacional constan de ocho divisiones, 21 brigadas y 69 regimientos independientes, estos últimos de designación operativa, de protección de importantes instalaciones estatales, de logística, comunicaciones, artillería, ingeniería y desminado, etc.

La Guardia Nacional dispone además de varias divisiones y batallones para su propia Marina y Fuerzas Aérea. Cuatro grupos navales suyos están protegiendo las instalaciones estatales más importantes, para lo cual disponen de varios buques de patrulla, radares en tierra y reflectores. Estos mismos destacamentos incorporan también grupos de buzos y de drones.

La aviación de Rosgvardia está agrupada en cuatro regimientos y nueve escuadrones. Estas unidades están equipadas con helicópteros Mi-8, Mi-24 y Mi-26, así como de aviones Tu-134, Tu-154, AN-26, AN-72 e IL-76.

Al mismo tiempo, la Guardia Nacional ha anunciado una parcial ‘desmilitarización’. El mando de Rosgvardia ha anunciado que no va a adquirir equipo bélico pesado, en los avanzados tanques y vehículos blindados sobre la plataforma Armata y los blindados Kurganets, así como una variedad de otros, considerados demasiado protegidos y armados para las misiones específicas, en su mayoría policiales, de estas tropas.

Las principales unidades antiterroristas

Los famosos comandos Spetsnaz, o fuerzas de operaciones especiales, son muy diversos dentro la Guardia Nacional, e igual de diversas son sus tareas.

El centro de designación especial Vityaz, la ‘tarjeta de visita’ de la Guardia Nacional

La unidad con los mejores combatientes ‘antiterroristas’ rusos fue fundada en el 2008, con base en dos destacamentos Spetsnaz de las tropas interiores: Vityaz y Rus.

A día de hoy su misión principal se mantiene sin cambios: la lucha contra el extremismo, el terrorismo y la seguridad de los ciudadanos.

Bastaría una simple estadística para valorar el heroísmo y la abnegación de estos hombres: 14 combatientes del centro fueron galardonados con el título de Héroe de Rusia, 7 de ellos a título póstumo.

Fue precisamente en el destacamento especial Vityaz que en 1988 nació la tradición asociada con las pruebas para el derecho de llevar la boina roja.

Conseguir llevar la boina roja de las Spetsnaz es un reto para todos los candidatos, una prueba de voluntad, fuerza, coraje y valentía. La consiguen solo los más fuertes, un tercio de los que se presentan a las pruebas.

Spetsnaz ‘subacuático’

Contrariamente a los hombres rana de la Marina de Guerra, sus combatientes tienen por objeto desactivar el peligro que nos llega desde las aguas, por lo que son entrenados en encontrar objetivos de potencial peligro

Todos los hombres rana del centro Vityaz, la mitad de los cuales ostenta la anhelada boina roja, tienen experiencia en combate.

Así, el 10 de marzo en la región de Moscú en la carrera Amerevskom se llevó a cabo la capacitación de las fuerzas especiales de los nadadores de combate, en la cual realizaron descensos de buceo desde el hielo.

Spetsnaz aéreo

La mayoría de los mejores comandos paracaidistas de la Guardia Nacional también sirve en el centro de las fuerzas especiales Vityaz.

El 14 de marzo cerca de Moscú transcurrieron entrenamientos de paracaidistas, en el marco de los cuales cada uno de ellos hizo cinco saltos desde un helicóptero militar de transporte Mi-8. Durante los días que duraron estos ejercicios cada combatiente realizó al menos 60 saltos desde distintas alturas.

La primera etapa

Son saltos a alturas muy bajas, de hasta 200 metros, en los cuales se entrenan las habilidades de elegir el mejor lugar de aterrizaje, la maestría de evitar varios obstáculos en tierra y la estabilidad psicológica de los comandos. Solo mediante estos saltos es posible penetrar rápidamente en las instalaciones enemigas.

La segunda etapa

Consiste en saltos desde una altura de 3.000 metros con un retraso en la apertura del paracaídas de 40 segundos. Estos satos se realizan portando el kit completo de armas, municiones y contenedores con equipo especial.

El objetivo de estos saltos es entrenarse para los aterrizajes de lugares no acondicionados, normalmente en bosques.

División operativa de las tropas internas de Rusia (ODON, según sus siglas en ruso)

Esta unidad de fuerzas especiales rusas, hasta hace poco perteneciente al Ministerio del Interior y ahora a la Guardia Nacional, recibió ese nombre tan largo en 1994. Durante la URSS, esta afamada división, sobre todo en operaciones de la Gran Guerra Patria, se llamó sencillamente: División Motorizada Dzerzhinski. Y con este nombre muchos rusos la conocen hasta ahora.

La unidad se ha hecho famosa desde las operaciones de la época de la URSS, con enfoque especial en las operaciones militares.

OMON (Destacamento policial de designación especial) del Ministerio del Interior de Rusia

Estas unidades de la guardia nacional, además de operaciones puramente policiales e incluso, militares, contra distintos grupos terroristas, actúan como policía antidisturbios.

Sin estos destacamentos es imposible el funcionamiento normal del sistema del orden público.

SOBR, comandos de lucha contra delincuencia organizada

El principal objetivo de los 87 destacamentos SOBR existentes es la lucha contra la delincuencia organizada en todas sus formas.

Sin embargo, debido a cambios en la situación política de algunas regiones y una sólida formación física y puramente militar de estos combatientes, todos los cuales son oficiales, los grupos SOBR se utilizaron con éxito, incluso en operaciones militares en el Cáucaso Norte.

Sin embargo, el objetivo principal de los integrantes de estos grupos es brindar apoyo a la Policía en la liberación de rehenes, capturar grupos de delincuentes más peligrosos y armados, luchar contra el terrorismo y el bandidaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here