Peligra el Brexit tras la renuncia de dos ministros

Dos miembros del gobierno de Theresa May dimitieron en rechazo al principio de acuerdo para la salida de los británicos del bloque europeo.

Dos ministros británicos, entre ellos el encargado del Brexit, renunciaron ayer en rechazo al principio de acuerdo alcanzado entre Londres y la Unión Europea (UE) para la salida del Reino Unido del bloque, en un enorme revés para la primera ministra Theresa May y para su capacidad de hacer aprobar el entendimiento en el Parlamento.

Desafiante pese a las dimisiones y a una moción de censura impulsada por su propio Partido Conservador, May defendió el acuerdo durante una tensa comparecencia ante la Cámara de los Comunes en la que rechazó pedidos de renuncia y pidió a los parlamentarios apoyar el pacto.

“La opción es clara”, dijo May, quien señaló que su responsabilidad es tomar “las decisiones correctas, no las fáciles”.

“Podemos optar por salir de la UE sin un acuerdo. Podemos correr el riesgo de que no haya Brexit en absoluto. O podemos elegir unirnos y apoyar el mejor acuerdo que puede negociarse, este acuerdo”, declaró con firmeza.

Sin embargo, las dimisiones, que llegaron menos de un día después de que el gabinete apoyara de manera “colectiva” el borrador del acuerdo, debilitaron al máximo a May y envalentonaron a sus rivales conservadores pro-Brexit.

El diputado conservador Jacob Rees-Mogg, cabecilla del ala más euroescéptica del partido, solicitó una moción de censura contra May, es decir a una votación para decidir si sigue en el cargo, algo que podría disparar más exigencias de dimisión.

Según las reglas del Partido Conservador, se necesita que el 15% de los legisladores de la agrupación -actualmente 48 diputados- escriban una carta al presidente del grupo parlamentario de la agrupación, Graham Brady.

LEÉR MÁS  Pacto mundial: un freno parcial a la xenofobia

Rees-Mogg dijo en su carta que el acuerdo del Brexit era “peor que lo anticipado” y que May había perdido la confianza de sus legisladores.

Durante la sesión, May tuvo que descartar su renuncia ante una pregunta de un diputado de la oposición laborista, a la que respondió con un seco “no”.

A su turno, el legislador conservador Andrew Bridgen, exigió la dimisión de la jefa de gobierno, que no le contestó.

“No puedo reconciliar los términos del acuerdo propuesto con las promesas que hicimos al país” de que se respetaría el resultado del referéndum popular de 2016 en el que se aprobó el Brexit, escribió en su carta de renuncia el ministro para el Brexit, Dominic Raab.

Raab, que accedió al puesto tras la renuncia de David Davis en julio pasado, fue el responsable del último tramo de las negociaciones con la UE, y hasta ahora había apoyado el plan de May.

La ministra de Trabajo y Pensiones, Esther McVey, pegó el portazo poco después de Raab, quien en su carta de renuncia dijo que “no es bueno tratar de fingir que este acuerdo honra el resultado del referéndum cuando es obvio para todos que no lo hace”.

La visión de la Unión Europea
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, considera que el acuerdo alcanzado garantiza los principales objetivos del bloque comunitario y que los daños derivados del Brexit son limitados. El jefe negociador de la UE para el Brexit”, Michel Barnier, se mostró satisfecho con el borrador y aseguró que se trata de una “solución justa y equilibrada” que protege a los consumidores de la UE.

LEÉR MÁS  Hallaron culpable a Jones Huala por un incendio y tenencia ilegal de armas en Chile

Tusk convocó para el 25 de noviembre en Bruselas una cumbre extraordinaria entre la UE y Reino Unido.

Merkel, “muy feliz” por el preacuerdo
La canciller alemana, Angela Merkel, acogió con satisfacción el acuerdo alcanzado por los negociadores del Reino Unidos y la Unión Europea (UE) sobre un borrador que regula la salida de Londres del bloque comunitario.

“En lo que respecta a la cuestión del ‘Brexit’, me alegra mucho que haya sido posible presentar una propuesta tras largas y difíciles negociaciones”, declaró Merkel.

La propuesta se analizará ahora tanto en Reino Unido como en los demás Estados de la UE. El “peor caso y el menos ordenado” se daría si no hubiera acuerdo alguno, señaló. Merkel espera que lo alcanzado ahora sirva de base.

El vicecanciller y ministro de Finanzas, Olaf Scholz, subrayó por su parte que lamenta que la decisión británica de abandonar la UE no haya cambiado. Era “obvio” que los debates en Reino Unido “no serían fáciles”, afirmó. “A pesar de todo, lo único que se puede gritar realmente es que lo peor que puede pasar es una salida desordenada. Esto no es bueno para los ciudadanos, ni para las perspectivas económicas”, recordó el político socialdemócrata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here