El presidente estadounidense, Barack Obama, presentará durante su discurso sobre el Estado de la Unión una reforma que elimina beneficios fiscales de los más ricos y disminuye la carga impositiva de la mayoría de los hogares, anunció la Casa Blanca el sábado.

Con su plan, Obama pretende recaudar 320.000 millones de dólares en diez años, y reducir en 175.000 millones los impuestos para ayudar a familias trabajadoras.

Las iniciativas, detalladas por el gobierno en un documento publicado el sábado, tienen en realidad un futuro muy limitado en el Congreso, ahora dominado por los opositores republicanos.

No obstante, sirven para plasmar la voluntad del Partido Demócrata de aumentar la presión fiscal sobre el 1% de los hogares más pudientes, con la meta de financiar nuevas ayudas para la clase media.

LEÉR MÁS  En Brasil se comete un asesinato cada diez minutos

Barack Obama propone eliminar lo que tal vez sea ”la mayor laguna fiscal de todo el código impositivo de los particulares” sobre la imposición de los ingresos de capital. Esta laguna fiscal permite en la actualidad no pagar ningún impuesto o muy poco sobre ingresos obtenidos a través activos heredados.

La supresión de este beneficio golpearía en forma casi exclusiva al 1% de los contribuyentes y el 80% del esfuerzo concerniría al 0,1% del sector más pudiente, es decir aquéllos cuyos ingresos superan dos millones de dólares anuales.

”Los 400 contribuyentes más ricos pagaron en promedio 17% de impuestos en 2012, menos que las familias de clase media”, explica la Casa Blanca, que denuncia un código impositivo ”injusto”.

La reforma llevaría a 28% el techo de imposición de las ganancias del capital y de los dividendos, tasa que se manejó durante la presidencia de Ronald Reagan (1981-1989).

LEÉR MÁS  Trump piensa volver a enviar astronautas a la Luna y después a Marte

Entre las otras propuestas detalladas por la Casa Blanca figura un nuevo impuesto que afecta a unos 100 bancos importantes en Estados Unidos, al igual que descuentos fiscales que beneficiarían a decenas de millones de estadounidenses, como ayudas para el cuidado de los niños, la financiación de estudios superiores y un plan de ahorro para la jubilación.

En ese sentido, establece una nueva tasa sobre los bancos con activos superiores a 50.000 millones de dólares que se utilizaría para financiar recortes de impuestos para los asalariados de ingresos medios, incluyendo un crédito de 500 dólares para las familias en las que ambos cónyuges trabajan, el aumento de los créditos de cuidado infantil y educación, y los incentivos para ahorrar para la jubilación.

LEÉR MÁS  Volkswagen inaugura su concesionario oficial de buses y camiones en Mendoza

La mayor parte de la financiación del plan -210.000 millones de dólares- provendría, según el New York Times, de un aumento de impuestos las ganancias de capital y un cambio en la forma en que el código tributario trata el valor apreciado de los activos heredados.

Los restantes 110.000 millones de dólares se generarían por un canon impuesto a las empresas financieras más grandes y altamente apalancadas.

Obama y sus rivales republicanos dieron a entender que la simplificación del código impositivo — que pasó a ser con los años extremadamente complejo — era un posible terreno de acuerdo. De hecho el presidente tomó, para elaborar su propuesta, varias ideas republicanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here