”El presidente se encuentra en un callejón sin salida. Dijo que era necesario un ataque militar en la situación actual en Siria, se vio obligado a reconocer que no le apoya ni su propio pueblo, ni tampoco el Congreso”, subrayó el periodista, activista, fundador y director ejecutivo del Instituto por la Precisión Pública de EE.UU., Norman Solomon.

”Y, como suele pasar a menudo, los intereses nacionales, como los entienden las autoridades, difieren mucho de los intereses de la gente común: los trabajadores, los jubilados y los niños. Ellos no necesitan una guerra contra otro país, pero es beneficioso para algunos políticos en Washington”, dijo Solomon.
Estamos viendo un conflicto entre las figuras políticas más importantes de EE.UU. y el pueblo

”Estamos viendo un conflicto entre las figuras políticas más importantes de los Estados Unidos y la mayoría de los estadounidenses que no quieren que su Gobierno una vez más desate una guerra”, afirmó el experto.

Al mismo tiempo hay opiniones de que al presidente no le será fácil persuadir a los miembros del Congreso para que aprueben el ataque. Los representantes de ambos partidos tienen muchas dudas como, por ejemplo, Michael McCol, del estado de Texas.

”Nos empantanaremos. Cualquier acción dará lugar a una guerra real. Las grandes guerras comienzan con las pequeñas guerras. Esto debe tenerse en cuenta. Y creo que tenemos que ser muy cautelosos. Y estoy muy preocupado por otra cosa: ¿a quién estamos apoyando en esta guerra? Apoyamos a los rebeldes, que tienen muchas divergencias y han caído bajo la influencia de numerosos grupos cercanos a Al Qaeda”, afirma McCol.

Barack Obama pidió al Congreso que aplazara la votación hasta que se conozca la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU. Rusia, a su vez, propuso establecer un control internacional sobre las armas químicas que se encuentran en su territorio. La propuesta fue aplaudida por Washington.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here