En conferencia de prensa en la Casa Blanca, Obama dijo que está dispuesto a negociar con la oposición republicana sobre cualquier aspecto de política económica o doméstica, pero siempre y cuando el Congreso apruebe un aumento del techo de la deuda antes del 17 de octubre así como una ley de presupuesto.

El mandatario demócrata convocó a la prensa para abordar los dos mayores problemas que atraviesa actualmente Estados Unidos: el cierre del gobierno iniciado hace ocho días por falta de una ley de presupuesto y el peligro de que el Congreso no acuerde un aumento del techo de la deuda antes del vencimiento del plazo.

Obama describió las consecuencias que tendría un default de Estados Unidos citando a economistas que dicen que causará un ”caos demencial y catastrófico” en las finanzas del país y del mundo entero, informó la cadena CNN.

LEÉR MÁS  Un caso de violación abre un debate sobre el consentimiento sexual en Francia

El mandatario destacó la opinión del gurú de las inversiones Warren Buffet, y parafraseó su advertencia de que una cesación de pagos norteamericana sería como una ”bomba nuclear” económica justo en momentos en que el mundo intenta dejar atrás de forma definitiva la recesión iniciada en Estados Unidos en 2008.

Las posibilidades de un default desvelan a los acreedores externos estadounidenses y a los organismos internacionales como el FMI.

Japón, el segundo gran acreedor de Washington tras China, siguió hoy el ejemplo de ayer de Beijing y demandó a Estados Unidos que resuelva rápidamente la crisis política que le impediría pagar sus deudas.

”Estados Unidos debe evitar una situación en la que no pueda pagar (su deuda) y su calificación triple A caiga de improviso”, declaró el ministro de Finanzas de Japón, Taro Aso, en una rueda de prensa ofrecida tras participar en una reunión de gabinete.

LEÉR MÁS  Argentina y otros cinco países abandonan la Unasur

Ante los periodistas, Obama también presionó a los republicanos a permitir una reapertura del gobierno sin condiciones y empezar luego ”negociaciones en serio” para tratar de solucionar todas las cuestiones fiscales que el país enfrenta en el largo plazo.

Los republicanos condicionan la aprobación de una ley de presupuesto a una demora en la aplicación de la ley de reforma de salud promulgada por Obama en 2010 y exigen recortes de gasto como contrapartida para votar el aumento del techo de la deuda, condiciones que el mandatario volvió a rechazar de plano.

El presidente argumenta que en la Cámara de Representantes, donde los republicanos tienen mayoría, están los votos necesarios para aprobar un presupuesto temporario sin las precondiciones republicanas.

LEÉR MÁS  Conmoción en el mundo de la música: murió el conocido DJ Avicii

Presionado por el sector más conservador de su partido, especialmente el movimiento Tea Party, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano, John Boehner, negó hoy que estén esos votos y hasta ahora se niega a someter la medida a votación.

En la conferencia de prensa, Obama dijo a los republicanos que no se puede ”hacer de la extorsión una rutina” de la democracia.

Obama confirmó que por la mañana telefoneó a Boehner para transmitirle de nuevo su disposición a negociar sobre cualquier aspecto de política económica o doméstica, pero siempre y cuando el Congreso desbloquee antes el cierre federal y permita el aumento del techo de la deuda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here