PARIS.- Varias explosiones se produjeron esta mañana en el hall de partidas del aeropuerto y en la estación del metro de Bruselas Maelbeek. De acuerdo con medios locales y agencias de noticias, se confirmaron 26 muertos y al menos 90 heridos, y abrió una investigación por lo ocurrido.

Según los responsables del metro de Bruselas, las víctimas fatales en ese medio de transporte se eleva a 15 y decenas de heridos. Françoise Ledune, portavoz del metro de Bruselas, dijo a la televisora BFM que parecía haberse producido sólo una explosión en el subterráneo, en un automóvil detenido en Maelbeek.

Las conexiones ferroviarias con destino al aeropuerto internacional de Zaventem fueron suspendidas. El metro fue evacuado. Las autoridades elevaron al máximo el nivel de alerta terrorista en el país y solicitaron a los habitantes de la capital que se queden en sus casas o en las oficinas, sin circular.

Los únicos vehículos que circulan por Bruselas son las ambulancias, los vehículos de las fuerzas armadas y miles de hombres en uniforme: militares, policías y servicios de urgencia. Las redes telefónicas de la capital, según los responsables belgas, están totalmente saturadas debido a un aumento vertiginoso de los llamados locales.

Otras capitales europeas tomaron medidas de alerta máxima. De ese modo, los aeropuertos de París y de Londres aumentaron sensiblemente sus medidas de control.

Los atentados kamikaze -según los calificó el procurador de la república belga- se producen cuatro días después de la detención en el barrio de Molenbeek, una comuna de la aglomeración de Bruselas, del hombre más buscado de Europa, Salah Abdeslam, único terroristas sobreviviente de los atentados islamistas de París el 13 de noviembre.

Nadie reclamó en un primer momento la autoría de los ataques.

Gabinete de crisis

El presidente francés, François Hollande, reunió hoy un gabinete de crisis para examinar la situación tras las explosiones registradas hoy, indicaron fuentes del Elíseo.

Hollande convocó a su primer ministro, Manuel Valls, así como a los titulares de Interior, Bernard Cazeneuve, y Defensa, Jean-Yves Le Drian, que llegaron poco después de las 10 hora local.

El Ministerio de Exteriores, por su parte, indicó que puso en marcha una célula de crisis en relación con los sucesos de la capital belga.

Las explosiones se producen cuatro días después de la detención en el barrio de Molenbeek, una comuna de la aglomeración de Bruselas, del hombre más buscado de Europa, Salah Abdeslam, único terroristas sobreviviente de los atentados islamistas de París el 13 de noviembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here