Durante su breve visita a Riad el martes para acompañar al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el funeral del rey saudita Abdalá, la primera dama estadounidense optó por cubrirse el cuerpo por completo con un pantalón negro, una blusa azul eléctrico y una chaqueta larga estampada, pero dejó al descubierto su cabello.

LEÉR MÁS  Se suicidó un legislador acusado de abuso sexual en EEUU

La decisión no supone una ruptura del protocolo en Arabia Saudita, donde la estricta interpretación de la ley islámica o sharia obliga a las mujeres sauditas a llevar velo y vestimenta negra que cubra todo el cuerpo, pero no impone el mismo requisito a las extranjeras.

Eso no evitó, sin embargo, que a lo largo del día se enviaran en la red Twitter unos 1.500 mensajes con la etiqueta en árabe ”Michelle Obama sin velo”, muchos de ellos críticos hacia la primera dama.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here