México emitió deuda con cláusula ”anti buitres”

Desde que el llamado Juicio del Siglo entre los fondos buitre y Argentina, muchos especialistas debatieron si era un caso único o si este problema podía tener repercusiones a nivel internacional. México, en cambio, asesorado por el estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton, que también defiende a la Argentina contra el fondo Elliott Management, decidió tomar precauciones y emitir bonos con cláusulas anti buitre que impiden que pequeños fondos bloqueen la reestructuración de deudas, explica la nota de Tiempo Argentino.

Las CAC ya habían sido modificadas por la International Market Capital Association (ICMA), institución que designa las cláusulas estándar a la hora de escribir los contratos de los bonos en agosto de este año en virtud del conflicto buitre. La ICMA había reducido las mayorías necesarias para una reestructuración a un total del 66,66% de la totalidad de los bonos y al menos de 50% de cada serie, mientras que antes dichas proporciones eran de 75% y 66,66%, respectivamente.

Sin embargo, esto no es suficiente, debido a que algunas series específicas de títulos son muy cortas, y un fondo buitre puede hacerse de ellas para negociar la reestructuración. Por ejemplo, existen series cortas de los bonos del canje 2005 de menos de U$S100 millones, por lo que con tan sólo conseguir U$S50 millones de ese título específico, con las condiciones actuales de ICMA es posible impedir un canje ampliamente aceptado por la mayoría de los bonistas.

México ha decidido ir más allá en este sentido, y propuso nuevas Cláusulas de Acción Colectiva que impiden que un buitre pueda bloquear la reestructuración general a menos que posea el 25% del agregado de los títulos, obligando así a los fondos especulativos a invertir montos que pueden llegar incluso a exceder sus portfolios.

En el caso de Argentina, los fondos buitre deberían haber acumulado casi U$S 25 mil millones de deuda soberana para poder bloquear una reestructuración de la deuda en 2005. En consecuencia, la especulación buitre habría sido muy limitada si los contratos de deuda creados en los años noventa hubiesen tenido este tipo de cláusulas.

El caso de México es relevante porque dentro de las economías emergentes, es uno de los países con más peso y con más inserción en los mercados financieros, y sin embargo, no se encuentra en una situación de endeudamiento insostenible que podría ameritar una cláusula anti buitre desesperada. ”Nadie tiene un problema con eso porque todos dicen que México no va a defaultear. Es un emisor que tiene una reputación terriblemente buena”, explicó Anna Gelpern, del Instituto Peterson de Economía Internacional. Además, el riesgo de default del país es de sólo el 6%, según la valuación del mercado de los seguros de default. Por ende, las cláusulas tienen que ver con una cuestión de precaución más que de necesidad inmediata.

México emitió un total de U$S 6300 millones bajo Ley Nueva York con estas nuevas cláusulas, según la Securities and Exchange Commision (SEC). De esta manera, México nuevamente se convirtió en la vanguardia en la especificación de los contratos, dado que en 2003, luego del default de Argentina, fue el primer país en incluir CAC en un bono ofertado en los Estados Unidos, lo que permitió luego que Brasil y Uruguay hicieran lo mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here