Más de 50 países repudian los abusos del gobierno venezolano de Maduro

Integrantes del Consejo de Derechos Humanos firmaron una declaración que denuncia la grave situación humanitaria y abusos en Venezuela.

La denuncia de 53 países sobre los abusos y violaciones de los derechos fundamentales cometidos en Venezuela centraron ayer una de las discusiones principales en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.  Por cierto, el gobierno de Nicolás Maduro se opuso  a su debate.

Doce países americanos más todos los de la Unión Europea firmaron la declaración que denuncia la grave situación humanitaria que sufre el país caribeño y las profundas violaciones registradas por la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU. La iniciativa fue parte de una campaña que lanzó el Grupo de Lima, del que forma parte Argentina, y que viene encabezando la presión regional por la crisis venezolana, la desaparición de los mecanismos democráticos tradicionales y contra los abusos del régimen contra los opositores.

El documento lo firmaron Argentina (que estuvo representada por el embajador ante organismos internacionales Carlos Foradori), Brasil, Canadá, Colombia, Chile, Guatemala, Guayana, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú; los 28 países miembros de la Unión Europea; 8 europeos no comunitarios; y 5 asiáticos u oceánicos.

“Estamos muy preocupados por lo expuesto en el informe de la Oficina del Alto Comisionado que detalla asesinatos extrajudiciales, uso excesivo de la fuerza, arrestos arbitrarios, tortura y malos tratos, y la falta de acceso a la justicia, así como la erosión del equilibrio de poderes”, reza la declaración. “También estamos muy preocupados por el grave impacto de la crisis económica y social en los derechos a la alimentación y a la salud. El informe destaca un rápido incremento de la desnutrición, especialmente entre los niños”, añade.

LEÉR MÁS  EE.UU. libera a otros 34 niños inmigrantes separados, pero cientos permanecen bajo custodia

El texto fue leído por un representante peruano que fue dos veces interrumpido por su homólogo venezolano, quien pidió que la lectura fuera suspendida arguyendo aspectos burocráticos de la pertinencia de sacar a relucir un país en un orden del día que no correspondía.

La posición venezolana fue apoyada por sendas intervenciones de Cuba, Bolivia y Egipto quienes denunciaron tanto aspectos de procedimiento como la politización del Consejo.

Perú respondió que el tema diez de la agenda -que era el marco en que se celebró la intervención- permite hablar de países donde se presuma que haya serias violaciones a los derechos humanos y que por lo tanto precisen de asistencia técnica del Consejo.

Precisamente la declaración pide a Venezuela que abra sus puertas a la asistencia humanitaria y a cooperar con los mecanismos de la Oficina del Alto Comisionado.

Dicha posición fue apoyada públicamente por Reino Unido y México quien recordaron “la grave situación de violaciones a los derechos humanos” en Venezuela.

El presidente del Consejo, el esloveno Vojislav Suc, fue el encargado de dirimir en la cuestión y dio la razón a Perú.

Maduro augura una victoria sobre la “guerra económica” 

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que espera en los próximos meses lograr una victoria sobre la guerra económica “criminal” que, afirmó, mantienen la oligarquía y el imperialismo contra el pueblo venezolano.

En la exhibición militar por el día de la independencia nacional, señaló en la explanada del Paseo Los Próceres que el pueblo venezolano está dispuesto a dar su vida por la esperanza de una “patria feliz, humana y socialista”. 

“Estoy totalmente decidido y preparado y le pido apoyo al pueblo y a la Fuerza Armada Bolivariana para, así como vencimos las guarimbas (las protestas contra el Gobierno el año pasado), derrotemos este intento de guerra criminal contra el pueblo y demos felicidad y prosperidad económica al pueblo. Esta es una tarea de todos”, señaló ante las fuerzas militares.

LEÉR MÁS  EE.UU quiere que Corea del Norte se desnuclearice no más allá de enero de 2021

EEUU niega tener un plan de invasión

Estados Unidos negó que el Gobierno del presidente Donald Trump llegara al punto el año pasado de planear una invasión de Venezuela, pero reconoció que la opción militar sigue sobre la mesa como una de muchas posibles herramientas para “ayudar al pueblo” venezolano a “recuperar la democracia”.

“No se planeó una invasión”, dijo un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca (NSC, en inglés), el órgano encargado de centralizar la política exterior, militar y de inteligencia de Washington.

La fuente subrayó, no obstante, que Estados Unidos seguirá considerando “todas las opciones que tiene disponibles”, incluida la vía castrense, “para ayudar a que el pueblo de Venezuela recupere la democracia, la estabilidad y la prosperidad”. 

El portavoz, que pidió el anonimato, reaccionaba así a los informes de prensa difundidos este miércoles, según los cuales Trump planteó en agosto del año pasado a algunos de sus principales asesores la posibilidad de invadir Venezuela. 

La fuente confirmó que Trump preguntó por la vía militar, pero dijo que lo que quería era “pedir opciones” a su equipo para tener un abanico entre el que elegir ante el “desastre humanitario que se estaba produciendo en Venezuela”. 

“Preguntó sobre la opción militar, sobre la ayuda humanitaria, sobre las sanciones, sobre la cooperación internacional contra el régimen de Maduro. Fue una opción dentro de una serie de cosas diferentes”, indicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here