Miles de partidarios del presidente de Bolivia, Evo Morales, se movilizaron el martes en La Paz en apoyo a que pueda optar una vez más a la jefatura del Estado en 2019, a pesar de que la Constitución lo impide y un referendo rechazó esa posibilidad en 2016.

Sindicatos de obreros, campesinos, productores de hojas de coca, indígenas, transportistas y juntas de vecinos afines al gobernante, además de funcionarios estatales llegaron en marcha desde distintos puntos de la ciudad hasta la plaza de San Francisco para expresar en un mitin su respaldo a la reelección de Morales.
“Presidente Evo, el pueblo está con usted, y mientras el pueblo esté apoyando su gestión, usted va a seguir siendo presidente de todos los bolivianos”, arengó el dirigente vecinal Jesús Vera.
Según Vera, esta movilización es una “manifestación democrática” para decir que “Evo Morales tiene que cumplir la Agenda 2025”, un programa gubernamental con metas económicas y sociales para celebrar ese año el segundo centenario de la fundación del país.
Los sectores movilizados portaron algunas banderas bolivianas, pero predominaron aquellas con los colores del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), además de algunas pancartas con mensajes que daban por hecho que Morales se postulará en 2019, ganará los comicios y gobernará el país hasta 2025, señalaron medios locales. La Constitución promulgada por el mismo Morales en 2009 admite solo dos mandatos presidenciales consecutivos.
No obstante, el actual mandatario, que preside Bolivia desde 2006, ya pudo presentarse a las elecciones de 2014 para conseguir un tercer período gracias a un fallo del Tribunal Constitucional que señaló que Bolivia fue refundada con la nueva Carta Magna en 2009.
El oficialismo ya promovió en 2016 un referendo para someter a consulta popular una reforma constitucional que permita a Morales volver a postularse en 2019, pero esa propuesta fue rechazada mayoritariamente.
Los partidarios del gobierno rechazaron los resultados de esa consulta al asegurar que la población votó engañada por una campaña promovida por la oposición para desacreditar a Morales, por lo que ahora consideran opciones para habilitar la nueva candidatura del dirigente en 2019.
Una de esas opciones fue la presentación de un recurso jurídico para pedir al Tribunal Constitucional (TC) que declare que algunos artículos de la Constitución son inaplicables y que se anulen otros de la Ley Electoral.
El argumento de la acción legal es que debe respetarse el derecho de Morales a ser elegido y el del pueblo a elegirlo, con base en el artículo 23 de la Convención Americana de los Derechos Humanos, a la que se adhiere Bolivia. El TC emitirá su fallo en diciembre próximo, antes de que sus siete magistrados concluyan su gestión de seis años.
Agrupaciones ciudadanas y partidos de oposición han cuestionado al oficialismo por insistir en la candidatura de Morales y exigen que se respeten los resultados del referendo de 2016.

LEÉR MÁS  El derrumbe de la moneda en Turquía hace temblar a todo el mundo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here