Holly Butchet era una joven australiana de 27 años. Amaba el deporte y llegó a representar a su provincia en squash y en jockey. Su vida dio un vuelco cuando le diagnosticaron sarcoma de Erwin, un tipo de cáncer en los huesos. A través de donaciones de sangre pudieron prolongarle la vida durante un año, aunque ya se sabía que la evolución de su enfermedad no le permitiría vivir más allá de ese plazo.

Consciente de eso, pasó el último año de su vida viendo las cosas desde una perspectiva diferente y reflexionando sobre el valor de cada día, a los que trató de aprovechar al máximo , al punto que llegaría a decir que vivió en ese último año los mejores momentos de su vida.

Muchos de esos pensamientos y reflexiones forman parte de una carta que escribió durante sus últimos días y que le pidió a su familia que hiciera pública cuando finalmente muriera.

Holly murió el jueves pasado y su familia cumplió la promesa de difundir el mensaje. Lo que no esperaban era que obtuviera la repercusión que finalmente tuvo: en pocas horas, el posteo de la extensa carta ya tenía 10.000 “me gusta”, 2.300 comentarios y 8.000 compartidos.

LEÉR MÁS  52 muertos causó el incendio de un micro en Kazajistán

Tal impacto hizo que pronto la historia llegara a los medios de comunicación de Australia y luego del mundo.

La carta de Holly es la reflexión de una joven que a los 27 años recibe la noticia de que le queda un año de vida y no sólo decide vivirlo a pleno, sino que busca transmitir un mensaje a la sociedad a partir de su experiencia.

“Tengo 27 años, no me quiero ir”, escribe en un pasaje de su carta la joven, quien llama a vivir la vida disfrutando cada momento, sin dejarse apabullar por los pequeños problemas cotidianos ni viviendo los momentos a través de una pantalla.

“Esa es la cosa de la vida: es frágil, preciosa, impredecible y cada día es un regalo, no un derecho dado”, escribió Butchet. “Los días pasan y esperas que sigan llegando, hasta que ocurre lo inesperado. Ahora tengo 27 años y no me quiero ir. Amo mi vida”, escribió en un pasaje de su mensaje Holly.

LEÉR MÁS  Cayó un meteorito cerca de Detroit y provocó un temblor de 2 grados

En otro tramo de la carta la joven pidió que la gente deje de estresarse por las cosas insignificantes de la vida como estar atorado en el tránsito y que tomen conciencia de que hay quienes están padeciendo problemas más serios que el de ellos.

“Libérate de toda esa mierda… es tan insignificante cuando miras la vida en su totalidad. Tomen un gran respiro de ese aire fresco profundo en sus pulmones, miren cuán azul es el cielo y cuán verdes son los árboles… piensen cuan afortunados son de poder hacer justamente eso: respirar”, dice en otro pasaje de la carta que por estas horas conmueve al mundo.

EXPERIENCIAS ANTES QUE BIENES MATERIALES

En varios pasajes de la carta, Holly llama también a vivir experiencias en lugar de invertir el tiempo en acumular bienes materiales.

“No dejen pasar las experiencias porque gastaron todo su dinero en porquerías materiales. Confíen sólo en disfrutar y vivir en el momento en vez de capturarlos a través de la pantalla del teléfono. La vida no está destinada a ser vivida a través de una pantalla ni tampoco se trata de obtener la foto perfecta… ¡Disfruten del maldito momento, gente! Dejen de intentar capturarlo para los demás”, sostiene en otro momento del mensaje.

LEÉR MÁS  Rajoy, dispuesto a todo para impedir que Puigdemont sea investido en Cataluña

Entre sus consejos también escribió: “no te sientas forzado a hacer lo que otras personas puedan pensar que es una vida satisfactoria. Es posible que desees una vida mediocre y eso está muy bien” y agregó “deciles a tus seres queridos que los amás cada vez que tengas oportunidad”.

Butchet, sostuvo que había que “trabajar para vivir, no vivir para trabajar”, e instó a sus lectores a donar sangre en todas las oportunidades que puedan ya que fue debido a las donaciones de sangre que logró extender su vida por un año adicional.

“La donación de sangre… me ayudó a mantenerme con vida durante un año más, un año por el que estaré siempre agradecida de haber podido pasarlo aquí en la tierra con mi familia, amigos y mi perro”, señaló y agregó: “Un año en el que tuve algunos de los mejores momentos de mi vida”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here