La Unión Europea ahora tiembla por Italia

Primero fue el Brexit. Después, la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales norteamericanas. Ayer fue el turno de Italia.
Los vientos antisistema que soplan en el mundo le propinaron una aplastante derrota al premier Matteo Renzi en el referéndum constitucional que se celebró en el país, que él mismo había convertido en un virtual plebiscito de su liderazgo.
Según resultados aún no definitivos, los italianos rechazaron de modo contundente los cambios en la carta magna propuestos por el joven premier, que, tal como había prometido, hoy presentará su renuncia.
Los sondeos en boca de urna indicaban que el no arrasaba con el 59,5% de los votos, mientras que el sí obtenía el 40,5%. Una diferencia aplastante, de casi 20 puntos.
Fue una victoria por goleada de sus opositores y de los de los grupos antisistema, en especial del Movimiento Cinco Estrellas (M5E), del cómico genovés Beppe Grillo, que desde 2013 es el primer partido de Italia.
Según indica el diario La Nación, se teme que la paliza sufrida por Renzi, que contaba con el apoyo de las instituciones europeas, tenga repercusiones hoy en los mercados.
Renzi, que cometió el error de personalizar la consulta electoral, hizo honor a su promesa de que iba a irse si perdía el referéndum.
Pasada la medianoche local, al reconocer la victoria “extraordinariamente neta” del no, con “un nudo en la garganta” sentenció que la experiencia de su gobierno había terminado. Y anunció que hoy le presentará su renuncia al presidente de ltalia, Sergio Mattarella.
Apenas se conocieron los primeros datos de la gran paliza, la oposición, exultante, salió a pedir la cabeza del ex alcalde de Florencia, de 41 años, que se jugó su futuro político al vincular el éxito del referéndum a su permanencia en el poder.
En un referéndum que polarizó al país como pocas veces, 46,7 millones de italianos estaban llamados a decirle sí o no a una reforma de la Constitución que apuntaba a darle más estabilidad al país al eliminar el bicameralismo perfecto italiano y convertir al Senado en un elemento más bien decorativo.
Los italianos debían contestar esta pregunta: “¿Aprueba usted el proyecto de ley constitucional con disposiciones para superar el bicameralismo paritario, la reducción del número de parlamentarios, la contención en los costos de funcionamiento de las instituciones, la supresión del Consejo Nacional de Economía y del Trabajo y la revisión del título V de la parte II de la Constitución?”.
LEÉR MÁS  La OEA "no descarta" una posible intervención militar en Venezuela

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here