”Hemos encontrado que (Gazprom) puede haber construido barreras artificiales que impiden que el gas fluya de ciertos países de Europa central y del este a otros, impidiendo la competencia transfronteriza”, ha afirmado la comisaria europea de la Competencia Margrethe Vestager en un comunicado.

La compañía gasística ha respondido a estas acusaciones afirmando que considera estas declaraciones ”sin fundamento”. Gazprom tiene 12 semanas para responder a la demanda y convocar una audiencia.

El gigante gasístico ruso mantiene contratos individuales con Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Hungría y Bulgaria, que permiten a la compañía cobrar a cada uno un precio diferente por los suministros de gas. ”Mantener los mercados del gas nacionales de forma independiente también ha permitido a Gazprom cargar precios que en este escenario consideramos injustos”, declara Vestager.

Gazprom, con ventas anuales por valor de unos 100.000 millones de dólares, suministra alrededor del 30% del gas natural utilizado por los 28 países de la UE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here