Después de los golpes nocturnos de la artillería para sofocar a los radicales en las cercanías de la ciudad siria de Homs, grupos de asalto del Ejército Sirio entran en combate. El propósito de esta operación es rodear al enemigo para facilitar su aniquilación. Durante la batalla, la Fuerza Aérea rusa atacó las posiciones de francotiradores extremistas y varios puestos de mando, abatiendo a decenas de yihadistas.

”Nos desplazábamos desde nuestras posiciones hacia la aldea de Al Saud cuando detectamos una agrupación enemiga. La eliminamos, avanzamos y ocupamos gran parte del pueblo de Al Mahata, que estaba en manos de los terroristas, quienes intentaban bloquearnos el paso”, cuenta un soldado sirio.

LEÉR MÁS  Desde hoy se vende el Petro, la jugada de Maduro contra las sanciones económicas

Han trascurrido casi tres semanas desde que las Fuerzas Armadas rusas se incorporaron a la lucha antiterrorista en Siria. En ese periodo de tiempo, han destruido centenares de instalaciones y fortificaciones extremistas desde el aire y mar. En tierra, el Ejército Sirio ha logrado avances significativos a lo largo de todo el frente de batalla y ha liberado numerosas localidades en las provincias de Latakia, Alepo, Idlib y Hama.

LEÉR MÁS  Desde hoy se vende el Petro, la jugada de Maduro contra las sanciones económicas

”La situación en Siria está empezando a cambiar gracias a la acción rusa. En solo una semana ha logrado más que la coalición internacional en uno o dos años. Esto es algo que toda la prensa occidental reconoce; no con cierto pesar, pero es así. Se está demostrando que el EI puede ser derrotado”, afirma el politólogo Carlos Martinez García.

La ayuda militar rusa tiene un impacto psicológico sobre el terreno. Oficiales del Ejército Sirio destacan el fortalecimiento de la moral de sus combatientes. En el otro lado del frente, la situación es inversa: el Estado Mayor de Rusia informa que centenares de radicales del Frente Al Nusra y del Estado Islámico han abandonado el campo de batalla y huyen hacia la frontera con Turquía. Además, entre los radicales crece la insatisfacción con sus comandantes, según evidencian estos casos de  desobediencia. La deserción, un fenómeno que antes individual, se ha vuelto masivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here