La inflación creció un 17,9% en Turquía

La divisa de ese país continúa en caída libre y el aumento de precios es el más alto en los últimos 15 años

La inflación en Turquía se disparó un 17,9% en agosto, anunció la oficina nacional de estadísticas (Tüik), un récord desde 2003 en un contexto de hundimiento de la divisa turca.

Los precios al consumo aumentaron un 2,3% en agosto en relación a julio y un 17,9% con relación a agosto del año pasado, según los datos de Tüik.

“El aumento de la inflación en agosto refleja el debilitamiento de la lira turca”, explica en una nota Jason Tuvey, un economista de Capital Economics. “Una divisa débil hace aumentar los costes de las importaciones y las empresas lo repercuten de inmediato en los consumidores”, indicó.

En lo que va de año, la lira turca ha caída más de un 40% frente al dólar y un 24% solo en agosto por las tensiones entre Turquía y Estados Unidos y el anuncio de sanciones recíprocas.

Los sectores más afectados por el aumento de precios son el de los transportes (+27,13%), la alimentación (+19,75%) y la vivienda (+16,30%).

LEÉR MÁS  Quisieron derrumbar su casa y dio vuelta la excavadora con cañitas voladoras

El banco central de Turquía (CBRT) reaccionó de inmediato el lunes asegurando que tomaría “las medidas necesarias para apoyar la estabilidad de precios”.

“La orientación monetaria se ajustará en la reunión del comité de política monetaria de septiembre”, afirma el CBRT en un comunicado.

Este anuncio frenó momentáneamente las pérdidas de la lira turca, que caía 1,3% y se cambiaba a 6,61 liras por dólar.

Los mercados esperan que el CBRT aumente las tasas de interés en su reunión del 13 de septiembre para luchar contra la inflación.

Sin embargo el presidente Recep Tayyip Erdogan, partidario del crecimiento a cualquier precio, se opone a la medida y califica las tasas de interés de “padre y madre de todos los males”.

La crisis económica se aceleró en agosto por las tensiones entre Ankara y Washington, molesto por el caso de un pastor estadounidense retenido en Turquía desde hace un año y medio.

LEÉR MÁS  Peligra el Brexit tras la renuncia de dos ministros

Los dos países, aliados dentro de la OTAN, anunciaron sanciones recíprocas y Estados Unidos prometió aplicar otras si no liberan al pastor.

Erdogan denunció por su parte un “complot” contra la economía turca y acusó a Estados Unidos de comportarse como un “lobo salvaje”.

En paralelo también dijo estar negociando con Rusia para reducir su dependencia del dólar en los intercambios internacionales.

Turquía tiene contactos con otro países para fomentar intercambios comerciales, como Qatar, que anunció un plan de inversiones de 15.000 millones de dólares en la economía turca.

La semana pasada el ministro turco del Tesoro y Finanzas, Berat Albayrak, yerno de Erdogan, aseguró que 2019 será “un año muy fuerte” en la lucha contra la inflación.

“Todavía no hemos visto plenamente el efecto de la depreciación sustancial de la divisa en agosto”, advierte sin embargo una nota de Deniz Cicek, de QNB Finansbank. “En consecuencia, incluso sin depreciación suplementaria, veremos la inflación superar el 20% en los próximos meses”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here