La caravana migrante retoma su camino hacia el norte desde la frontera México-Guatemala

Cientos de personas migrantes retomaron el domingo su camino al norte desde la fronteriza Ciudad Hidalgo en el sur de México, de acuerdo con funcionarios de la policía federal mexicana.

Miembros de la caravana de migrantes caminan hacia el interior de México después de haber cruzado la frontera desde Guatemala.

La caravana se dirigía a Tapachula, una ciudad 37 kilómetros al norte de la frontera entre México y Guatemala, dijeron funcionarios a CNN.
Unos 10 autobuses esperaban migrantes a lo largo de la carretera entre Tapachula y Ciudad Hidalgo y los conductores tenían la instrucción de llevarlos a refugios en Tapachula, dijeron funcionarios. No estaba claro cuántos de los integrantes del grupo pertenecían a la caravana y cuántos eran mexicanos que se unieron a la marcha.

Un migrante hondureño de 20 años y de nombre William le dijo a CNN que él había cruzado a México en una lancha inflable que lo ayudó a cruzar el río Suchiate el sábado.
Él dejó su hogar en busca de trabajo, dijo, y pensaba quedarse en México o seguir a Estados Unidos, donde fuera que encontrara trabajo.

Entre el viernes y el domingo, 1.028 personas solicitaron asilo en México, dijeron las autoridades mexicanas el domingo. El gobierno dijo que 346 migrantes en situación “vulnerable” habían sido transferidos a un refugio en el estado de Chiapas.

En mensajes previos, el gobierno dijo que las autoridades les daban “atención prioritaria” a ancianos, niños y mujeres, algunas de ellas embarazadas. El gobierno dijo que unos 2.200 migrantes permanecían en el puente que conecta Guatemala y México, y que unos 900 intentaron cruzar ilegalmente a México.

El Ministerio de Exteriores de Honduras dijo previamente que 2.000 personas en la caravana habían decidido regresar a su país.

En principio, miles de migrantes centroamericanos que huyen de la pobreza y la violencia en sus países fueron advertidos de no cruzar el puente.
El viernes, las autoridades mexicanas comenzaron a permitir que un grupo de migrantes, empezando por mujeres y niños, atravesaran las puertas y subieran a autobuses rumbo a campos de refugiados.

Otros cruzaron por la fuerza o escalaron las rejas antes de que policías antimotines los frenaran con gases lacrimógenos y bombas de humo. Algunos de los migrantes cayeron, tosiendo o llorando, de acuerdo con videos de la escena.

No está claro a cuántos migrantes se les permitió cruzar legalmente la frontera hacia México, donde fueron llevados a refugios. El sábado, ante el fuerte calor, algunos migrantes decidieron cruzar hacia México en balsas.

Uno de los migrantes que iban a Ciudad Hidalgo, Luis Miguel Martínez, de 30 años, dijo que su objetivo era encontrar empleo en Estados Unidos para poder dar de comer a su familia, incluyendo dos hijas que había dejado en Honduras.

Él llevaba una mochila de color rosa y una manta para una mujer que también cargaba a un bebé. Pero él dijo que estaba feliz de ayudar.
La multitud se extendía hasta el horizonte. Algunos llevaban una bandera de Honduras y gritaban “México”. Otros se habían logrado colgar de un tráiler que los llevaría a Tapachula.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here