El líder norcoreano Kim Jong-un habló ayer en Pekín con el presidente chino Xi Jinping sobre la histórica cumbre de la semana pasada con el presidente estadounidense, Donald Trump, un encuentro que demuestra los esfuerzos de China por mantener su papel de mediador, según notificó El Tribuno.La visita de Kim a China, la tercera desde marzo, no fue anunciada de antemano y terminará hoy.Se produce cuando la tensión entre China y Estados Unidos sube por los temas comerciales.

El canal estatal chino de televisión, CCTV, difundió imágenes del encuentro entre Xi y Kim, que estaban acompañados por sus esposas durante una ceremonia para recibirlo en el Palacio del Pueblo.

LEÉR MÁS  Caminó 32 km para no llegar tarde y el jefe le regaló algo increíble

“Esperamos que Corea del Norte y Estados Unidos concreten los resultados de la cumbre entre los dos dirigentes y que las partes concernidas hagan avanzar juntas el proceso de paz en la península (coreana)”, indicó Xi Jinping.

“China seguirá como siempre teniendo un papel constructivo”, destacó el presidente chino.

Por su parte, Kim saludó a China “por su promoción de la desnuclearización en la península coreana, así como por su papel importante en la protección de la paz y de la estabilidad” en la región.

A finales de marzo, Kim estuvo en Pekín en lo que fue su primer viaje oficial al extranjero desde su llegada al poder en 2011 y se entrevistó con Xi Jinping.

LEÉR MÁS  Un pasajero grabó la caída de su avión

En mayo pasado estuvo en la ciudad portuaria de Dalian, en el noreste de China, donde volvió a entrevistarse con Xi Jinping.

El dirigente norcoreano intenta conseguir una disminución de las sanciones económicas internacionales a cambio de sus promesas de desnuclearización, y para ello espera tener el apoyo de China

Desnuclearización confinde sanciones

La diplomacia china sugirió la semana pasada que la ONU podría plantearse reducir las sanciones si Pyongyang cumplía con sus obligaciones.
China, principal aliada de Corea del Norte, dejó claro que quería tener un papel clave en las negociaciones, ofreciendo con insistencia sus servicios diplomáticos.
La semana pasada, la cumbre de Singapur entre Trump y Kim Jong-un dio lugar a una declaración en la que el líder norcoreano aseguraba “su compromiso firme e inquebrantable hacia la desnuclearización de la península” coreana.
El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, descartó sin embargo que las duras sanciones impuestas a Corea del Norte por sus ensayos nucleares y balísticos se levanten antes de la desnuclearización completa del país asiático.
Desde que Trump llegó al poder a principios de 2017 pide a China que aplique las sanciones de la ONU para plegar a pyongyang, pero los dos países están ahora al borde de una guerra comercial.
El martes Pekín denunció el “chantaje” de Washington, que amenaza con imponer aranceles por decenas de millones de dólares a las importaciones chinas.

LEÉR MÁS  Video: un policía disparó a través del parabrisas para frenar una persecución

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here