Según informa la revista económica estadounidense ‘Barron’s’, los analistas predicen para Rusia una caída del PIB del 4% en 2015, pero sería menor debido al aumento de los precios del petróleo. Los riesgos de la inflación también empezaron a descender después de que llegara al 16,9%.

JPMorgan ha destacado que las medidas financieras tomadas por el Gobierno ruso en su conjunto eran ”razonables”. Así, el Banco Central ya ha comenzado a relajar la política monetaria y puede disminuir su tasa clave en unos 300 puntos básicos hasta el 9,5% a finales de año, mientras que el superávit por cuenta corriente podría aumentar a 70.000 millones de dólares (5,5% del PIB) de 59.000 millones de dólares en 2014 (3,2% del PIB).

En la institución han concluido que, a pesar de que el debilitamiento del rublo, el aumento de los precios y los problemas económicos golpearon bastante al sector bancario y ahora son los principales factores de presión sobre el capital de los bancos rusos, las sociedades no financieras fueron capaces de hacer frente a la situación por su cuenta y utilizar fuentes internas de capital para el pago de la deuda en condiciones de restricción de acceso a los mercados extranjeros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here