El presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, prometió una “guerra total” contra el grupo islamista Boko Haram, que mantiene secuestradas a 219 niñas y perpetra casi a diario ataques en el país, que durante la última semana dejaron unos 300 muertos.

“Estoy decidido a proteger nuestra democracia, nuestra unidad nacional y nuestra estabilidad política, a librar una guerra total contra el terrorismo. La protección de vidas no es negociable”, dijo el presidente durante un discurso dirigido a la nación con motivo del Día de la Democracia en Nigeria.

Sin dar detalles de esta ofensiva militar a gran escala contra Boko Haram, el jefe del Estado autorizó a las fuerzas de seguridad a emplear “todos los medios necesarios” para cumplir el objetivo y librar al país de los “matones”.

Jonathan descartó la negociación como vía para alcanzar la paz, pese a que el grupo armado condicionó la liberación de las cautivas retenidas desde hace 45 días a la excarcelación de fundamentalistas presos en las prisiones del país.

En las últimas semanas, el ejército y el propio presidente han sido objeto de duras críticas por la “lenta” respuesta ante el rapto de las niñas y por la falta de resultados en su búsqueda, con apoyo de Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel, entre otros países.

Desde que la policía mató en 2009 al entonces líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña con saldo mayor a los cuatro mil muertos.

Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África y la primera economía, está atravesada por profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here