La agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP) denunció hoy en una carta al Departamento de Justicia la ”intrusión sin precedentes” de las autoridades federales al almacenar de manera secreta dos meses de registros telefónicos de sus reporteros y oficinas.

”Estos registros revelan potenciales comunicaciones con fuentes confidenciales a lo largo de un periodo de dos meses en todas las actividades de recopilación de información llevadas a cabo por AP”, indicó Gary Pruitt, consejero delegado de la primera agencia de noticias de EEUU, en una misiva dirigida al secretario de Justicia, Eric Holder.

Pruitt consideró esta situación como ”una intrusión masiva y sin precedentes” en las actividades de AP.

De acuerdo con la empresa periodística, los investigadores federales recopilaron información de al menos 20 de sus líneas telefónicas, utilizadas por más de 100 reporteros, en abril y mayo de 2012 sobre las llamadas salientes desde sus oficinas en Nueva York, Washington y Hartford (Connecticut).

El Departamento de Justicia habría realizado estas averiguaciones para investigar qué persona dentro de la administración de Obama filtró a AP datos sobre las actividades antiterroristas de EEUU en Yemen. Por el momento, la agencia federal no se ha pronunciado al respecto.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, salió rápidamente al paso y emitió un comunicado en el que afirmaba que ”más allá de las informaciones periodísticas, no tenemos conocimiento alguno de ningún intento del Departamento de Justicia de buscar registros telefónicos de AP”.

La agencia de noticias conoció esta información el pasado viernes en una carta enviada por el fiscal Ronald Machen del Departamento de Justicia en Washington.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here