Según el último sondeo, esta vez realizado por el Instituto Ibope a pedido de la Confederación Nacional de la Industria (CNI) de cara a las presidenciales del 5 de octubre, Rousseff sería la candidata más votada en la primera vuelta, con el 39 %, seguida por Silva, con el 31 %; por el senador socialdemócrata Aécio Neves, con el 15 %; y por el pastor y candidato socialcristiano Everaldo Pereira, con el 1 %.

Mientras la mandataria subió desde el 37 % del sondeo realizado por Ibope la semana pasada hasta el 39 % en la nueva encuesta, la ex ministra de Medio Ambiente bajó del 33 % hasta el 31 %, en tanto el 8 % de los consultados dijo que votará en blanco en la primera vuelta y un 5 % aún está indeciso.

La diferencia entre la presidenta y su principal rival subió de 4 puntos la semana pasada, cuando ambas estaban empatadas en la primera vuelta, a 8 puntos en el nuevo sondeo.

En una eventual segunda vuelta, prevista para el 26 de octubre, Silva y Rousseff están técnicamente empatadas, con el 43 % y el 42 % de la intención de voto, respectivamente.

Ello debido a que el margen de error del estudio de Ibope, que consultó a 2.000 electores entre el lunes y el jueves, es de 2 puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo.

LEÉR MÁS  Catástrofe en Génova: Se desplomó un puente

El nuevo sondeo confirma la recuperación ya registrada por la jefa de Estado en otras encuestas divulgadas esta semana y un virtual estancamiento de Silva, que irrumpió como favorita luego de que el Partido Socialista Brasileño (PSB) la postulara como su candidata en el lugar de Eduardo Campos, quien murió en un accidente aéreo el pasado 13 de agosto.

La campaña además tomó un clima tenso por declaraciones cruzadas de las candidatas sobre el oficialista Partido de los Trabajadores (PT), al que perteneció Silva y por el que fue ministra desde 2003 a 2008, cuando Lula era presidente.

La ecologista denunció que el PT ”no es confiable” porque dejó que un corrupto manejara ”los cofres de Petrobrás”, al referirse al ex empresario detenido que en los últimos días involucró con su declaración a varios políticos del PT y de otros partidos.

Esa acusación de Marina Silva disparó la reacción de los miembros del PT quienes analizan presentar una denuncia en el Ministerio Público Electoral por violación del artículo 325 del Código Electoral que prohíbe difamar a otro candidato con fines de propaganda, según el diario Folha de San Pablo.

LEÉR MÁS  Maduro quiere que el FBI investigue su “atentado”

Rousseff, en tanto, salió en defensa de la historia del PT: ”Recibí con gran indignación la declaración de la candidata Marina”, dijo en su cuenta de Facebook.

”Considero que tiene que dejar de usar sus conveniencias personales para hacer declaraciones. Marina estuvo 27 años en el Partido de los Trabajadores. Todos sus mandatos los obtuvo gracias a los 12 años del PT (en el gobierno) a los que se refiere; 8 de esos años estuvo en el gobierno o en las gradas del partido en el Senado” disparó. Consideró también que esa frase de Silva ”muestra una posición extremadamente frívola e inconsecuente”.

Por otro lado, la presidenta afirmó hoy en una serie de entrevistas organizadas por el diario O Globo transmitidas por internet, que ”en democracia no se puede gobernar sin los partidos políticos” y advirtió que ”siempre” que eso se intentó ”se cayó en las más negras dictaduras”.

La declaración de Rousseff fue una alusión al discurso de Silva, quien ofrece al electorado una ”nueva política” y promete gobernar con ”los mejores” de cada partido.

LEÉR MÁS  Londres: Un hombre estrelló su auto contra el Parlamento

”Decir que se gobernará con los buenos no se sustenta frente a la realidad”, porque ”¿Cómo se decide quiénes son los buenos y los malos?”, planteó la mandataria.

Rousseff admitió que la política está desprestigiada y que en ”todas partes hay corruptos”, pero insistió en que los partidos son necesarios como canal de participación en una democracia.

También insistió en que Brasil precisa una ”profunda” reforma política y recordó que ella misma propuso al Congreso un plebiscito sobre el asunto el año pasado, en medio de masivas manifestaciones que exigían mejores servicios públicos.

Su propuesta chocó con la negativa del Parlamento, que alegó que ya discutía un proyecto que aún no se ha aprobado, pero Rousseff insistió en que se debe avanzar en esa dirección, incluso por la vía del referendo o el plebiscito.

La presidenta también volvió a criticar con fuerza la propuesta de Silva de otorgar independencia al Banco Central y la intención de reducir el accionar de la banca pública, que en su gobierno ha tenido una fuerte presencia en la financiación de sectores económicos con créditos preferenciales, a fin de apuntalar la economía.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here