Las playas de Santa Catarina, en el sur de Brasil, son algunas de las más visitadas por los argentinos. Año a año, las imágenes de ciudades como Florianópolis y Camboriú pululan por las redes, con innumerable cantidad de compatriotas disfrutando del sol. Sin embargo, este 2018 no empezó de la mejor manera. Las lluvias e inundaciones generaron una situación calamitosa en la zona, que ya se cobró la vida de dos personas.
“Llovió en 48 horas lo que debe llover en todo enero”, con un récord de 400 milímetros en Florianópolis desde el inicio de la semana, detallaron autoridades locales. Con este panorama, los barrios de la Lagoa da Conceicao y Barra de Lagoa, en el centro de la isla de “Floripa”, se vieron severamente afectados.

LEÉR MÁS  Se agrava la situación en Hawaii por la erupción del volcán Kilaue

Las lluvias, inundaciones y deslaves obligaron al alcalde de Florianópolis, Gean Loureiro, a decretar el estado de emergencia, a la vez que pidió a la población que no salga de sus casas. Es que varios accesos y rutas costeras quedaron cortadas debido a que se formaron pozos en el asfalto.

Además, el 40 por ciento del transporte público fue interrumpido y personal de Defensa Civil trabajaba este jueves para remover la tierra y las piedras de los caminos. “Se recomienda tener precaución, ya que hay peligro de deslizamientos”, advirtió Defensa Civil para los balnearios de Santa Catarina, frecuentados por argentinos, como Garopaba, Itajaí, Camboriú, Itapema y el municipio de Navegantes.

LEÉR MÁS  El tirador de Texas reveló cómo eligió a sus víctimas

Víctimas

En tanto, en Camboriú, a unos 90 kilómetros de Florianópolis, las tormentas se cobraron la vida de dos personas. Una de ellas es un hombre haitiano, residente en Brasil, quien desapareció luego de intentar desobstruir una boca de tormenta; mientras que la caída de un árbol provocó la muerte de una niña, de ocho años, en el municipio de Sao Joao Baptista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here