Un total de 6.043.162 ciudadanos eligen a nueve gobernadores y 339 alcaldes, además de asambleístas departamentales y concejales municipales y el MAS encabeza, según los sondeos, la intención de voto para las gobernaciones de cinco de las nueve regiones de Bolivia, pero con menos apoyo que en comicios anteriores.

Según las predicciones, el MAS ganaría en Pando, Cochabamba, Chuquisaca, Oruro y Potosí, regiones donde podría registrarse un elevado índice de voto en blanco o nulo, y también se impondría en el 60 por ciento de los 339 municipios, mientras que los sondeos dan a la oposición la victoria en Santa Cruz, Tarija, Beni y La Paz, según consignan las agencias ABI y EFE.

La gobernación de La Paz y la alcaldía de El Alto están controlados ahora por el MAS, pero los sondeos vaticinan una victoria aplastante de otros partidos, lo que lo convierte en el caso más llamativo, porque en esta última ciudad, la más poblada y con mayoría aimara, fue a lo largo de nueve años un bastión del partido de Morales.

En El Alto, la candidata a la alcaldía Soledad Chapetón, de Unidad Nacional, encabeza las encuestas con el 46 por ciento, frente al oficialista Edgar Patana (28 por ciento), que busca la reelección.

LEÉR MÁS  El dramático relato de un sobreviviente del submarino Pacocha: "Nos faltaba el oxígeno, era el infierno debajo del mar"

Morales pidió a sus bases en esa ciudad que salieran a pedir el voto ”puerta por puerta”, a fin de evitar perder el poder en esa combativa ciudad, ubicada a pocos kilómetros de La Paz, por sobre los 4.000 metros de altura, que se ha hecho célebre por su capacidad para dar largas batallas a los gobiernos anteriores al de Morles e incluso hacerlos caer con sus bloqueos y revueltas.

La oposición reforzó sus críticas hacia el presidente cuando, semanas atrás, advirtió que no realizaría inversiones estatales en aquellos lugares donde ganen sus oponentes, advertencia que ratificó el vicepresidente, Álvaro García Linera.

La legislación boliviana considera delito que un servidor público induzca al voto por una determinada formación, pero el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no se pronunció sobre este asunto, lo que provocó que la oposición lo acusara una vez más de estar controlado por el Gobierno.

Esas críticas se incrementaron después de que el TSE anulara la candidatura en el departamento amazónico de Beni de Unidad Demócrata, partido que aparecía como vencedor en las encuestas y que ha pedido amparo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

LEÉR MÁS  Conocé al “asesino de Twitter”

La misión de observación electoral enviada por la Organización de Estados Americanos (OEA) ha anunciado que seguirá con atención el caso de Beni, región en la que el MAS nunca ha ganado unas elecciones.

Otro de los terrenos difíciles para el oficialismo es el próspero departamento oriental de Santa Cruz, habitual bastión opositor, y más en estos comicios, en los que Evo Morales no aparece en las boletas electorales.

Morales venció por primera vez en Santa Cruz en las presidenciales de octubre pasado, pero el oficialismo no logra rendir a la Gobernación cruceña, donde el candidato opositor a la reelección, Rubén Costas, lidera los sondeos con un 56 por ciento.

En La Paz, otro de los bastiones del MAS a nivel nacional, también se ha mantenido a nivel local en manos de la oposición y, según las encuestas, así seguirá. Luis Revilla, que busca la reelección, aparece en las intenciones de voto como favorito, con el 48 por ciento, seguido por Guillermo Mendoza, del MAS, con el 35 por ciento.

LEÉR MÁS  Podrían condenar a muerte al hombre que mató a 5 argentinos en Nueva York

Una explicación que dan los analistas al posible retroceso del MAS figura el escándalo millonario del Fondo Indígena, que adjudica fondos para iniciativas de desarrollo en comunidades indígenas, que ha salpicado a varias figuras del oficialismo, entre ellos a la candidata a la Gobernación de La Paz, la aimara Felipa Huanca.

Desde el oficialismo, el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, adviertió que militantes y dirigentes del partido conservador Unidad Democrática (UD), desafectado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) por contravenir las reglas de la campaña, planean secuestrar las ánforas (urnas) en el área rural de ese departamento.

”Tenemos información de esta mañana de las unidades de inteligencia de que militantes y dirigentes de Unidad Demócrata estarían planificando el secuestro de ánforas el día domingo”, dijo Moldiz, citado por ABI.

Según informes oficiales, 30.000 uniformados de la Policía y el Ejército, controlarán los comicios subnacionales en casi 15.000 recintos en los 9 departamentos del país andino amazónico.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here