Las sociedades no financieras ven cómo retrocede su rentabilidad y empeoran sus beneficios, con una bajada de resultados del 11,2%. En los hogares, se suma el descenso de rentas, el aumento del paro y la caída del precio de la vivienda en un 10% en el conjunto de 2012. Todo esto configura ”un panorama de elevada presión financiera en el sector de familias y empresas”.

El organismo que preside Luis Linde destaca que ”crece la financiación a las Administraciones Públicas, incrementando su peso en el balance de las entidades”. Por otra parte, el crédito al sector privado descendió en 2012 ”de forma más acusada por el traspaso de préstamos a la Sareb”.

El descenso de los préstamos fue ”muy importante” en construcción y promoción inmobiliaria, pero el resto del crédito no afectado por el traspaso al banco malo ”siguió disminuyendo de forma generalizada por ramas de actividad”. Además la tasa de aceptación de créditos ”se redujo del 45% en 2006 al 30% durante la crisis”.

La morosidad crece

La morosidad del sistema financiero español seguirá creciendo este año, aunque lo hará a menor ritmo que en 2012 porque ”las incertidumbres sobre un potencial deterioro de la cartera crediticia de los bancos son más limitadas”, apunta el informe.

El crédito al sector privado descendió en 2012 ”de forma más acusada por el traspaso de préstamos a la Sareb”.

Una vez limpiado de los balances el crédito dudoso vinculado al ladrillo, la situación no parece mejorar en el resto de los sectores en los que ”se mantiene la tendencia creciente en la ratio de morosidad, tanto en el crédito a personas físicas como a empresas”.

Asimismo, los depósitos de hogares y sociedades no financieras iniciaron un retroceso a mediados de 2011, debido, por un lado, a la situación macroeconómica y por otro, a una recomposición de la cartera de ahorro de estos agentes a favor de valores bancarios como los pagarés.

Situación difícil para la banca

En cuanto a la cuenta de resultados de las entidades financieras, que cerraron 2012 con las primeras pérdidas conjuntas de su historia, el informe sostiene que en los próximos trimestres se verá presionada por la situación económica, que lastrará el crédito, al tiempo que la mora y las provisiones crecerán, aunque menos que en 2012. En el mismo sentido se ha pronunciado el ministro de Economía, Luis de Guindos, que afirma que la banca está ”mejor que hace un año”.

Por su parte, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha dicho este martes que el Banco Central Europeo (BCE) revisará la calidad de los activos de los bancos de la eurozona a medida que asuma su tarea de supervisor común y ha avisado que el resultado de este examen puede ser ”preocupante”.

El Banco de España afirma que los resultados de los bancos ”seguirán en una situación difícil, dado el débil comportamiento esperado de la economía”. La debilidad de la economía real y la incertidumbre en los mercados financieros son dos factores que constituyen ”un escenario todavía difícil para las entidades”.

Por todo ello, el margen de maniobra con el que cuentan las entidades para hacer frente a los retos que plantea su cuenta de resultados en 2013 es ”bastante limitado”, lo que les debe llevar a considerar políticas de contención de costes. Si no lo hacen, el consiguiente deterioro adicional de los márgenes y de los resultados podría erosionar sus recursos propios, concluye el informe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here