La Conferencia Episcopal de Chile (CECh) lanzó críticas inéditas al cardenal Ricardo Ezzati, y dirigentes políticos de todos los sectores formularon furibundas críticas a la máxima figura de la Iglesia Católica, después de que el prelado se presentara ante el Vaticano para denunciar a tres sacerdotes reconocidos desde tiempos de la dictadura por su compromiso con la defensa de los Derechos Humanos y sociales, en particular con las comunidades indígenas y los homosexuales.

Según informa Tiempo Argentino, gran parte de la comunidad los sacerdotes denunciados por Ezzati ”han sido y son un vivo testimonio de fidelidad a Jesucristo y a una Iglesia misionera comprometida con los que sufren”, según señaló el vocero de la CECh, el diácono Jaime Coiro. El portavoz señaló, además, que la denuncia de Ezzati careció del apoyo institucional de los obispos. ”(La acusación) corresponde a la competencia del Arzobispo, no de la Conferencia Episcopal”, agregó Coiro.

LEÉR MÁS  Europa no reconocerá a Jerusalén como capital israelí

Ezzati, fuertemente criticado por sus actuaciones tardías en sonados casos de pedofilia que afectan a la curia chileno, expresó su preocupación por las críticas formuladas a la jerarquía de la Iglesia por los sacerdotes jesuitas Felipe Berríos, Mariano Puga y José Aldunate. También ”comunicó” –”delató”, dijo sin apelar a ningún eufemismo el senador socialista Carlos Montes–su inquietud a la Congregación Para la Doctrina de la Fe del Vaticano por las opiniones de los religiosos ante temas como la educación, el aborto, el matrimonio homosexual y la desigualdad.

Aldunate, un histórico luchador por los Derechos Humanos bajo la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990), lamentó la delación del cardenal.

”Se le fue la mano, ha sido una precipitación, un error que yo creo que en Roma no va a tener ninguna consecuencia”, señaló. El cura, un anciano de 97 años de edad, dijo que ”he conversado con Puga sobre este tema y estamos de acuerdo en no darle mayor importancia” (ver aparte). Recientemente, ambos habían quedado en la mira de Ezzati por haber apoyado la unión entre homosexuales.

LEÉR MÁS  Volkswagen inaugura su concesionario oficial de buses y camiones en Mendoza

Entre parlamentarios de todas las tendencias, incluida la derecha aún fiel al ideario de la dictadura, también surgieron fuertes voces de respaldo a los curas acusados por el cardenal. ”Todo mi respeto y solidaridad a los curas Berríos, Aldunate y Puga, cristianos consecuentes con el mensaje del Evangelio”, dijo al conocer la inusual delación de Ezzati el senador demócrata cristiano, Patricio Walker.

Desde la derecha, el también senador Hernán Larraín cuestionó la acción de Ezzatti. ”Berríos, Aldunate y Puga merecen todo nuestro respeto”, destacó el líder de la Unión Demócrata Independiente (UDI), el partido que junto a Renovación Nacional (RN) integró el gobierno conservador de Sebastián Piñera. La UDI fue creada en plena dictadura por ex alumnos de la Universidad Católica que ya estaban sirviendo al régimen de Pinochet.

LEÉR MÁS  En Brasil se comete un asesinato cada diez minutos

En el socialismo también surgieron respaldos a los religiosos, quienes viven en villas miseria y asilos eclesiales. ”Todo mi apoyo y solidaridad”, expresó el senador Carlos Montes después de condenar al cardenal. ”La acusación de Ezzati es ridícula y una falta de respeto a la comunidad. Aquí el único que debería ser acusado es el propio Ezzati”, señaló por su parte el diputado Sergio Aguiló, de la Izquierda Ciudadana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here