El reino del paraíso fiscal: la ciudad de EE.UU. donde hay más empresas que personas

Quienes imaginan que los paraísos fiscales se encuentran en alejadas islas caribeñas van a sorprenderse: EE.UU. es ”uno de los principales destinos ‘offshore’ en tierra firme”, reseña el diario español ‘La Vanguardia’.
Delaware, estado ubicado a solo hora y media de la Casa Blanca, en Washington, es el lugar escogido por las compañías de extranjeros no residentes en EE.UU., debido a que las leyes son flexibles y hay bajas tasas de impuestos.
El 58% de las 500 empresas más importantes del mundo han establecido su sede en este minúsculo estado, que no llega al millón de habitantes, según la revista ‘Forbes’.
Paraíso fiscal en EE.UU.
En Delaware, cuya capital es Dover, hay más personas jurídicas que naturales, recoge el portal ‘Rebelión’: la proporción es 1,1 millones de empresas contra 935.600 habitantes.
Además es tierra fértil para el ocultamiento de información sobre estructuras corporativas y libros contables. Allí prevalece el secreto bancario.
Territorio para lo ilegal
Teniendo como base una empresa en Delaware, informa el periódico español ‘El País’, se puede constituir otra en un paraíso fiscal, como las islas Caimán, con la que realmente se opere. Ese complejo entramado dificulta saber quién es el verdadero propietario.
EE.UU. ocupa el tercer lugar mundial en el ‘ranking’ del secreto financiero, según la Red de Justicia Fiscal.
Para la ONG Transparencia Internacional, con sede en Alemania, Delaware es un lugar fértil para que ”las personas corruptas, compañías sombrías, narcotraficantes, malversadores y defraudadores blanqueen dinero. Es un refugio para la delincuencia internacional”. 
”La creación de una empresa en Delaware requiere menos información que la inscripción para un biblioteca”, explica el Instituto en Política Fiscal y Económica estadounidense, lo que permite la conformación de las llamadas ‘empresas invisibles’ debido a que no se necesitan mayores datos para su creación.
Como las empresas son anónimas, es muy difícil (si no imposible) que las autoridades rastreen a los involucrados, lo que facilita el lavado y la evasión de impuestos.
LEÉR MÁS  Sorpresivo revés para Bachelet: traban la ley del aborto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here