¿Pero quiere realmente Occidente luchar contra el terrorismo o solamente están ahí para frenar la influencia de Moscú y para asegurarse de que no tenga éxito donde ellos fracasaron?, se preguntan reconocidos expertos británicos.

Las potencias occidentales y sus aliados de Oriente Próximo han frustrado durante cuatro años cualquier consenso político para poner fin al conflicto en Siria, que se ha cobrado la vida de 250.000 personas y ha desplazado de sus hogares a 11 millones de sirios, dejando en manos de los extremistas grandes territorios, lamenta el escritor y activista político Sam Gerrans.

El plan es destruir Siria

El verdadero objetivo de
EE.UU. y sus aliados es destruir Siria, que ha sido un anatema para los
autoproclamados árbitros occidentales de la justicia internacional,
quienes se atribuyen el derecho de condenar a aquellos que no quieren
seguir su línea.

LEÉR MÁS  “Voy a matarlos a todos”, la reacción de una pasajera tras no poder fumar en un avión

”A este grupo de árbitros autoproclamados no le
gusta Siria, que entre otras cosas ha tenido una postura intransigente
hacia Israel y contaba con un sistema financiero independiente”, asegura
Gerrans.

La intervención de Rusia

Todo cambió cuando en octubre de este año intervino Rusia. El operativo antiterrorista lanzado
por Moscú en Siria fue como una llave de tuerca para el ‘estatu quo’
con el que EE.UU. estaba bastante contento, porque hasta entonces se
extendía libremente el terrorismo y el caos en el país árabe, sostiene
el autor del artículo.

El escritor británico cita al presidente sirio Bashar al Assad, quien recientemente dijo que el Estado Islámico ha
dejado de crecer como consecuencia de los ataques de la aviación rusa,
mientras que los bombardeos que venía realizando la coalición
internacional liderada por Washington no habían hecho sino fortalecer al
grupo terrorista.

LEÉR MÁS  Cómo obtener las entradas para las misas del Papa en Chile

”Rusia es el único país que realmente tiene
como objetivo la eliminación del Estado Islámico. Además es la única
nación con un mandato legítimo para operar en Siria bajo el derecho
internacional”, destaca el activista político.

La verdadera razón de la guerra

Según
Gerrans, el Proyecto para un Nuevo Siglo Estadounidense, creado por
belicistas neoconservadores durante el gobierno del expresidente George
W. Bush, propone la dominación suprema, militar y económica de EE.UU. en
el mundo. Para conseguir este objetivo el proyecto sugiere atacar a
todos los países señalados como enemigos: Corea del Norte, Irak, Irán,
Libia y Siria.

LEÉR MÁS  En Brasil se comete un asesinato cada diez minutos

El general estadounidense retirado Wesley Clarke,
comandante supremo de la OTAN durante la guerra de Kosovo, pasó a la
historia en 2007 al declarar que Washington invadiría siete países en cinco años, comenzando por Irak y acabando con Irán.

”La
población de Siria es objeto de bombardeos por parte de EE.UU., Francia
y el Reino Unido, pero ninguno de estos países cuenta con el permiso
del Gobierno legítimo de Al Assad para realizar esos cometidos, que no
son más que un acto de guerra contra la nación a quien afirman querer
ayudar”, concluyó el escritor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here