Se trata del ”collegio” creado por el pontífice en noviembre último, que presidirá Charles J. Scicluna, obispo titular de San Leone y auxiliar de Malta, que fue durante años promotor (fiscal) en los casos de pederastia en la congregación vaticana para la Doctrina de la Fe, consigna la agencia EFE.

El papa decretó en noviembre la creación de esa comisión de siete obispos o cardenales y dictó nuevas normas sobre los recursos de los eclesiásticos por ”delicta graviora”, es decir contra la fe, los sacramentos y la moral, y entre los que se encuentran los de pederastia.

LEÉR MÁS  “Voy a matarlos a todos”, la reacción de una pasajera tras no poder fumar en un avión

Esos casos se juzgan desde la Congregación para la Doctrina de la Fe, el ex Santo Oficio, dentro del cual se creó esta nueva comisión.

Entre los seis miembros permanentes del ”collegio” están el arzobispo emérito de Rosario, el argentino José Luis Mollaghan; y el español Juan Ignacio Arrieta Ochoa de Chinchetru, obispo titular de Civitate y secretario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos.

También formará parte de este organismo el cardenal español Julián Herranz, presidente emérito del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, aunque lo hará en calidad de miembro suplente.

LEÉR MÁS  Se suicidó un legislador acusado de abuso sexual en EEUU

Los otros cuatro miembros permanentes de este organismo son el cardenal polaco Zenon Grocholewski, prefecto de la Congregación para la Educación Católica; el italiano Attilio Nicora, Legado Pontificio para las Basílicas de San Francisco y Santa María de los Ángeles en Asís, y presidente emérito de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica y de la Autoridad de Información Financiera.

También los cardenales italianos Francesco Coccopalmerio, presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos; y Giuseppe Versaldi, presidente de la Prefectura de los Asuntos Económicos de la Santa Sede.

LEÉR MÁS  Cómo obtener las entradas para las misas del Papa en Chile

El segundo miembro suplente será Giorgio Corbellini, obispo titular de Abula y presidente de la Oficina para los Asuntos Laborales de la Sede Apostólica y de la Comisión Disciplinaria de la Curia Romana.

Según precisó en noviembre el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, los recursos de apelación, sobre todo los de abusos sexuales a menores, ”son un trabajo arduo” y la acumulación de casos estaba haciendo absorber todo el tiempo de la Sesión Ordinaria de la congregación vaticana para la Doctrina de la Fe, que se reúne una vez al mes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here