El Papa Francisco, cambió su jefe de custodia

Francisco, como jefe de Estado del Vaticano, es la autoridad final ante la ley. Tiene esa potestad. Nadie se la puede usurpar, cuestionar, arrebatar. Domenico Giani fue desde su papado el encargado de su seguridad. Presentó su renuncia como comandante en jefe de la Gendarmería. Lo hizo, según sus propias palabras, «por amor a la Iglesia y fidelidad al sucesor de Pedro».

Esta decisión tiene una razón, como dicen los españoles. Después del 2 de octubre algunos medios de comunicación publicaron una orden confidencial, firmada por el propio Domenico Giani, sobre las consecuencias de ciertas limitaciones administrativas impuestas a personal de la Santa Sede. Esta publicación perjudicaba gravemente tanto la dignidad de las personas implicadas como la imagen de la Gendarmería.

Para Bergoglio, acusar a un inocente manchando su reputación, antes de ser sometido a un juicio probatorio, es un pecado mortal. La presunción de inocencia es casi un mandamiento religioso. Domenico Giani, de 57 años, entró al Vaticano en 2009 y se convirtió en el hombre imprescindible de la seguridad.

LEÉR MÁS  La OEA no reconoce el golpe en Bolivia, y lo define como "crisis política"

Su salida fue una invitación a retirarse, una bomba de tiempo que explotó en el momento culminante del Sínodo de la Amazonia con la presencia de 160 obispos. El documento que trascendió a los medios e indignó a Su Santidad tenía las fotos de los cinco funcionarios de la Secretaría de Estado que habían sido suspendidos preventivamente por estar involucrados en supuestas operaciones financieras inmobiliarias. Firmado por Giani, advertía que estas personas iban a poder ingresar al Vaticano sólo para ir la Dirección de Salud e Higiene.

Estas personas, que aún no están siquiera procesadas, son víctimas de un linchamiento mediático. Trascendió que Bergoglio habría llamado al propio Giani para que encontrara al responsable de la filtración. Giani no encontró a nadie y, sin opción, presentó su renuncia. Francisco despidió a Giani, a quien aprecia y reconoce su grandeza y aporte a la Gendarmería durante su gestión.

LEÉR MÁS  México da asilo a Evo Morales y la CIDH pide que termine la escalada violenta

Giani, en el último abrazo con sus gendarmes, emocionado les reiteró que no tenía nada que ver con «la maldita filtración» que le costó el puesto. En la noche del lunes ya estaba decidido el nombre del nuevo jefe de seguridad del Papa: Gianluca Gauzzi Broccoletti.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here