”Su ejemplo tiene mucho que decirnos a nosotros que vivimos en sociedades en las que, junto a inmensas riquezas, prospera silenciosamente la más denigrante pobreza; donde rara vez se escucha el grito de los pobres”, aseguró el pontífice en la homilía de la misa en la que volvió a hacer una condena al materialismo.

”(…) Los mártires nos invitan a poner a Cristo por encima de todo y a ver todo lo demás en relación con él y con su Reino eterno. Nos hacen preguntarnos si hay algo por lo que estaríamos dispuestos a morir”, subrayó el papa, según consignó la agencia de noticias Dpa.

LEÉR MÁS  Kim Jong-un prepara su desnuclearización

Francisco llegó al lugar de la misa, en la plaza de Gwanghwamun en el centro de Seúl, a bordo del ”Papamóvil” abierto, en medio de gritos de ”¡Viva el Papa!” que le brindó una multitud entusiasmada, que según el Vaticano eran unas 800.000 personas.

La beatificación tuvo como protagonistas a Paul Yin Ji-Jung, un noble convertido al catolicismo que creó la iglesia católica coreana y fue asesinado en 1791, así como 123 de sus seguidores. Gran parte de los homenajeados fueron torturados y ejecutados ”en los primeros días de la Iglesia en Corea”.

LEÉR MÁS  Maduro, tras su triunfo, convoca a un diálogo

En el momento en que Francisco pronunció la fórmula en latín de la beatificación sonaron trompetas y los fieles estallaron en aplausos, acercando así a los mártires a un paso de la santidad.

El catolicismo tiene una historia particular en la península coreana, donde fue introducido por nobles locales que lo conocieron durante una visita a Pekín, China.

Los católicos fueron perseguidos en Corea hasta fines del siglo XIX por la dinastía Joseon, que era hostil a las influencias occidentales.

Uno de los objetivos del viaje de Francisco -el primero de un papa a Asia desde 1995- es apoyar los esfuerzos de evangelización en el continente.

LEÉR MÁS  Maduro fue reelecto en Venezuela

Mañana, el Papa se reunirá con obispos asiáticos y celebrará una misa con los jóvenes en un monumento a los mártires en Sosan.

La misa de cierre de su gira el lunes en la catedral de Myongdong, en Seúl, estará dedicada a pedir por la paz y la reconciliación entre las dos Coreas, con la que concluirá su visita histórica a un país que alberga a 5,4 millones de católicos, más del 10 por ciento de la población.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here