El Papa aceptó que la Iglesia protegió a curas abusadores

El Pontífice en una carta abierta “al Pueblo de Dios” admite que “no mostramos ningún cuidado por los más pequeños, los abandonamos”.

Asediado por los escándalos sucesivos de masivos abusos sexuales de menores por curas pederastas, cubiertos en sus crímenes por obispos y otros superiores en varios países, el Papa afrontó ayer la peor crisis de sus más de cinco años de Pontificado con una carta abierta “al Pueblo de Dios” en la que admite que el dolor de las víctimas “durante mucho tiempo fue ignorado callado o silenciado”.

“No mostramos ningún cuidado por los más pequeños, los abandonamos”,agregó dramáticamente el Pontífice, seriamente golpeado en una Iglesia de 1300 millones de bautizados, cada vez más desprestigiada por la continua reiteración de estos escándalos desde hace años.

“Con vergüenza y arrepentimiento como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y gravedad del daño que se estaba causando con tantas víctimas”.

La carta abierta de Francisco se hizo necesaria ante el estallido del peor escándalo en Estados Unidos, donde ya hubo varios, por la cadena de horrores revelados en un informe en el estado de Pensilvania, donde se estableció que en décadas, 300 sacerdotes abusaron de más de mil niños y adolescentes.

“El tiempo se acaba para todos nosotros, líderes de la Iglesia. Los católicos han perdido la paciencia en nosotros. Tanto los católicos como la sociedad civil han perdido además la confianza en los obispos de la Iglesia de Estados Unidos”, afirma en otra carta abierta el cardenal Sean O’ Malley, arzobispo de Boston, quien sustituyó en 2002 en el cargo al cardenal Bernard Law, quién protegió a numerosos curas pederastas y debió refugiarse en el Vaticano para salvarse de la cárcel en Estados Unidos.

La contemporaneidad de las cartas del Papa y O’Malley describe la amplitud y gravedad de la crisis, pues el arzobispo de Boston es el presidente de la Pontificia Comisión de Defensa de los Menores que Francisco nombró en el Vaticano.

La cobertura de las jerarquías eclesiásticas es actualmente el aspecto más deplorable y agudo que sufre la Iglesia, pues prácticamente ningún obispo o cardenal ha sido juzgado por el Vaticano y condenado por ocultar o ser directamente cómplice de los curas abusadores sexuales.

Que el Papa haya elegido la carta abierta al Pueblo de Dios, un mensaje que raramente emplea el Pontífice, dramatiza aún más la situación.

En su carta abierta a los católicos del mundo, el Papa destaca también la relevancia de admitir y condenar los hechos. Francisco escribió que “los católicos laicos deben implicarse en los esfuerzos para eliminar abusos y encubrimientos”.

Jorge Bergoglio criticó la cultura clerical, “mediante la cual los líderes de la Iglesia se preocupan más por su reputación que por la seguridad de los menores”. “El dolor de estas víctimas es un gemido que clama al cielo, que llega al alma y que durante mucho tiempo fue ignorado, callado o silenciado”, expresó el Papa.

LEÉR MÁS  Lula sale por primera vez de la cárcel para ser interrogado

En las tres páginas de la misiva el Papa argentino critica que hubo “decisiones que aumentaron la gravedad, cayendo en la complicidad”.

Señala que en varias partes del mundo se está trabajando para proteger la integridad de niños y adultos, aplicando la “tolerancia cero”, pero reconoce la Iglesia se demoró “en aplicar estas acciones y sanciones tan necesaria aunque confía e que ayudarán a garantizar una mayor cultura del cuidado”.

Francisco visitará el sábado Irlanda

El Papa Francisco viaja este sábado a Irlanda, un país que ha padecido el horror del abuso de menores por parte del clero. El Pontífice llega cuando los escándalos de pedofilia se multiplican por el mundo y luego de que el país “verde” además votará en mayo en referéndum a favor de la legalización del aborto.

Bergoglio además viene de pedir perdón por los miles de casos de niños violados por curas en Pensilvania. Y en este contexto, el arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin le contestó al Santo Padre con un “no basta con pedir perdón”.

LEÉR MÁS  Cambio climático, eje de la Cumbre Iberoamericana de Guatemala

El arzobispo además instó al Papa a hablar abiertamente sobre las estructuras de la Iglesia católica que permitieron que hubiera casos de abuso sexual.

“No es suficiente decir lo siento”, dijo Martin en su homilía. “Las estructuras que permitieron o facilitaron el abuso deben ser destruidas y destruidas para siempre”.

Martin, que recibirá a Francisco la próxima semana, describió a la cifra de víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes católicos como “inmensa”. El pontífice debe “hablar abiertamente sobre nuestro pasado, pero también sobre nuestro futuro””, demandó.

El jueves, el Vaticano dijo que sentía “vergüenza y dolor” por el reciente informe de las autoridades judiciales de Pensilvania que reveló los nombres de más de 300 sacerdotes que cometieron abuso de menores en ese estado norteamericano.
Polémica en EEUU: piden purgar de la Iglesia a los curas gay

Las acusaciones de que el ex cardenal Theodore McCarrick mantuvo relaciones sexuales con seminaristas adultos avivaron el largo debate sobre la presencia de hombres homosexuales entre los sacerdotes católicos.

Algunos conservadores piden que se purgue a los curas gays, una tarea complicada ya que se cree que son muchos y muy pocos reconocen abiertamente su orientación sexual.

Sectores más moderados instan a la iglesia a eliminar la necesidad de mantener el secreto proclamando que los homosexuales son bienvenidos si pueden ser curas comprometidos con el celibato.

Entre los moderados más directos está el reverendo James Martin, un sacerdote jesuita y escritor cuyo libro “Building a Bridge” (Construyendo un Puente) vislumbra un camino hacia relaciones más cálidas entre la iglesia católica y la comunidad LGBT.

“La idea de una purga a los curas homosexuales es ridícula y peligrosa”, comentó Martin en un correo electrónico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here