En los años 1960 el pequeño poblado de Gehlaur, situado en el norte de la India, estaba completamente aislado: una montaña de aproximadamente 90 metros de altura cerraba el camino hacia escuelas, hospitales y empleos. Fue entonces cuando Dasrath Manjhi decidió ‘mover’ el obstáculo rocoso, abriendo paso a los vecinos de su pueblo, según relata el blog The Better India.

Manjhi trabajaba al otro lado de la montaña y tenía que atravesarla cada día sólo para llegar a la granja donde trabajaba. Era un camino peligroso en el que a menudo se producían accidentes. Un día de 1960 Phaguni, su esposa, se hirió mientras atravesaba la montaña para llevarle comida a su marido. Fue entonces cuando el hombre decidió vender sus cabras y compró instrumentos para construir un camino a través de la montaña.

Manjhi no dejó su puesto de trabajo: dedicó su tiempo libre y horas de sueño para seguir horadando la montaña. Tiempo después su esposa falleció: tras caer enferma le fue imposible desplazarse hasta Wazirganj (a 75 kilómetros de camino), donde se encontraba el doctor. El dolor de la pérdida hizo aún más fuerte a su esposo. Los residentes de su pequeña aldea le empezaron a proporcionar comida y Manjhi dejó su empleo.

Finalmente, en 1982 este auténtico héroe terminó de construir un camino de 100 metros de largo y 10 de ancho, que todavía permite a la gente de medio centenar de pequeños pueblos alcanazar el hospital o la escuela recorriendo solo 5 kilómetros. El héroe que superó la palabra ‘imposible’ murió en 2007 víctima de un cáncer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here