Según la cancillería, esas declaraciones constituyen una intromisión inaceptable en los asuntos internos del país y reflejan la sostenida actitud de agresión contra el pueblo venezolano.

El mencionado documento, señaló, está plagado de mentiras e imprecisiones que pretenden distorsionar ante la comunidad internacional la realidad de la nacion.

Frente a ello, recordó que el gobierno venezolano es el único garante del respeto a los derechos y deberes de sus ciudadanos, y está en la obligación de proteger al pueblo de la violencia y de la intromisión internacional.

Por ello, resulta inaceptable que sean las autoridades estadounidenses las que pretendan descalificar al ejecutivo venezolano y sus instituciones, expresó.

El Ministerio de Relaciones Exteriores destacó que es precisamente en Estados Unidos donde se violan de manera sistemática los derechos humanos de su población y de otros pueblos del mundo.

La violencia permanente ante los inmigrantes, contra miles de niños centroamericanos, la discriminación hacia las minorías afrodescendientes, el apoyo al terrorismo, los bombardeos y las agresiones militares en otros países, son muestra de esto, precisó.

Con este comunicado, añadió “el Departamento norteamericano de Estado claramente soporta, y estimula las acciones de violencia y desestabilización contra nuestro pueblo”.

Venezuela reafirmó su voluntad de trabajar por la paz y la convivencia entre los pueblos, basados en los principios de respeto mutuo, independencia y soberanía.

La víspera, Washington esgrimió el argumento de una “profunda preocupación” por lo que llamó falta de un debido proceso judicial contra los detenidos durante las acciones violentas de la derecha.

Además, expresó también su inquietud por lo que calificó de opacos procedimientos de justicia en este país suramericano.

PL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here