Disturbios y 200 detenidos en París en el Día del Trabajador

Unas 200 personas fueron detenidas ayer en París luego de que grupos de manifestantes se enfrentaran con la policía y causaran destrozos en el centro de la ciudad durante la manifestación del Día del Trabajador.

Las fuerzas de seguridad habían extremado las precauciones y desplegado a lo largo del trayecto de la manifestación, convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT), a 1.500 policías y militares, pero los altercados obligaron a desviar el recorrido.

Poco después del inicio de la marcha, la policía publicó en su cuenta de Twitter que había detectado a unos 1.200 individuos enmascarados y encapuchados en el puente de Austerlitz, cerca de la mitad del trayecto previsto.

Miembros de esos grupos lanzaron proyectiles contra los agentes, que respondieron con gases y cañones de agua. Un local de la cadena estadounidense McDonald’s resultó dañado, así como un concesionario de coches y mobiliario urbano.

Además se incendiaron contenedores de basura como consecuencia de ataques con bombas molotov y objetos incendiarios arrojados por los manifestantes. Unos 200 activistas de extrema izquierda fueron detenidos, informó la policía.

El ministro del Interior francés, Gérard Collomb, condenó “con firmeza” la violencia y el vandalismo, y aseguró en Twitter que se puso todo a disposición para cesar “estos graves altercados al orden público y detener a los autores de esos actos incalificables”.

En Francia se suceden desde hace días las huelgas y jornadas de protesta por la intención del presidente galo, Emmanuel Macro, de aplicar una reforma laboral que es rechazada por las centrales sindicales.

LEÉR MÁS  Estudiante se cuela en avión comercial y obliga al cierre aeropuerto EEUU

En París, la marcha sindical convocó 20.000 personas, según la policía. Según el sindicato CGT, 55.000 personas participaron de la manifestación parisina y 210.000 en toda Francia. El ministerio del Interior estimó en 143.500 el número de manifestantes en el país.

CELEBRACIÓN EN LA HABANA

En tanto, el nuevo presidente cubano Miguel Díaz-Canel y su predecesor Raúl Castro recibieron el apoyo de los participantes del desfile del 1 de mayo que convocó a cientos de miles de personas en La Habana.

“Nos asisten muchas razones y argumentos para convertir este primero de mayo en una demostración de apoyo a nuestra revolución”, dijo el secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC, única), Ulises Guilarte, el orador de la actividad.

La reunión permitió respaldar “al primer secretario del Partido, compañero Raúl, a la continuidad de nuestra revolución, en el estado y el gobierno, presidido por el compañero Díaz-Canel”, agregó.

Esta fue la primera aparición juntos de Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel desde que este político fue designado al frente del país el 19 de abril. En seis décadas de gobierno de los hermanos Castro, a sus 58 años Díaz-Canel es el primer presidente nacido después de la revolución y que no luce en sus hombros galones militares. El propio Raúl confesó que lo habían preparado para esta tarea.

LEÉR MÁS  EE.UU. libera a otros 34 niños inmigrantes separados, pero cientos permanecen bajo custodia

Los desfiles se realizaron también en las capitales provinciales y principales ciudades de la isla. La CTC estimó la participación en los desfiles de ayer en unos seis millones de personas, de una población de 11,2 millones.

ESTAMBUL ACORDONADA

Por su parte, la policía turca detuvo ayer a 84 personas en Estambul, en un operativo con gran refuerzo de seguridad mientras la oposición insistió en realizar su manifestación por el 1 de mayo a la que asistieron miles de personas.

En los últimos años, la jornada ha estado marcada por enfrentamientos entre manifestantes y policías, pero el poder ha evitado el acceso a los principales lugares de concentración en Estambul, acordonando gran parte del centro de la ciudad. Según la agencia Anadolu, se desplegaron 26.000 policías en la capital, con tres helicópteros, 85 camiones lanza agua y 67 vehículos blindados.

Turquía vive días de gran tensión política mientras se acerca la fecha de las elecciones parlamentarias y presidenciales anticipadas, convocadas por el presidente Recep Tayyip Erdogan para el 24 de junio. Erdogan confía en obtener un segundo mandato y mayoría parlamentaria.

En este marco, miles de trabajadores filipinos marcharon en las calles de Manila quemando figuras con la imagen del presidente Rodrigo Duterte y entonando lemas contra su política económica.

Ondeando banderas rojas, los manifestantes reprocharon al presidente no cumplir sus promesas de campaña respecto a terminar con los contratos laborales precarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here