Dilma Rousseff quedó a un paso del juicio político

En una votación unánime la corte, conocida como TCU, dictaminó que Rousseff cometió una serie de irregularidades para cubrir un amplio déficit fiscal el 2014.

Es la primera vez que el organismo rechaza las cuentas de un jefe de Estado en casi 80 años.

Aunque la decisión no es legalmente vinculante, podría ser utilizada por la oposición para generar un caso de juicio político contra Rousseff en un Congreso cada vez más hostil y dividido hacia la mandataria.

Con este fallo, los miembros del tribunal acompañaron por unanimidad la recomendación del juez instructor del caso, Augusto Nardes, quien encontró indicios de irregularidades en 15 puntos de las cuentas públicas.

LEÉR MÁS  EE.UU. libera a otros 34 niños inmigrantes separados, pero cientos permanecen bajo custodia

Nardes estimó que se omitieron del balance deudas por una suma equivalente a 27.300 millones de dólares, lo que llevó al gobierno a justificar políticas expansivas insostenibles cuando debería de haberse esforzado en contener el gasto público.

Entre las irregularidades señaladas por el TCU figuran la apertura de créditos sin autorización del Congreso, la omisión de la contabilidad de deudas ya contraídas y unas polémicas maniobras realizadas con el objetivo de reducir el cálculo del déficit fiscal.

Las maniobras fiscales consistieron en retrasar el pago de fondos destinados a los programas sociales gubernamentales a los bancos públicos que los gestionan, lo que permitió al Ejecutivo reducir en unos 1.795 millones de dólares el déficit fiscal, que fue récord el año pasado a pesar de ese ardid. Los bancos debieron costear los programas con sus propios fondos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here