”El Gobierno permitió el año pasado la entrada en EE.UU. de 1.519 extranjeros inadmisibles, implicados en terrorismo”, señaló la organización no gubernamental estadounidense.

Los datos obtenidos del Departamento de Seguridad Nacional y del Servicio de Ciudadanía e Inmigración, han revelado que más de la mitad de aquellos que obtuvieron permisos de residencia, principalmente en el estatus de refugiados, habían proporcionado apoyo material a grupos terroristas.

LEÉR MÁS  Un pasajero grabó la caída de su avión

Los otros habían tomado un curso de entrenamiento paramilitar en una organización terrorista, facilitado voluntariamente asistencia médica a miembros de un grupo terrorista y solicitado fondos o individuos para membrecía en tal organización.    

”Tras una revisión caso a caso, el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, concluyó que los terroristas admitidos solamente habían participado en dichas actividades bajo coerción”, indica Judicial Watch.

LEÉR MÁS  Video: un policía disparó a través del parabrisas para frenar una persecución

La política para permitir a sospechosos terroristas poner pie en suelo estadounidense comenzó el año pasado, cuando el gobierno de Barack Obama alteró la Ley sobre la Inmigración y Nacionalidad.

Como resultado se abolió el enfoque de tolerancia cero hacia aquellos vinculados al apoyo material al terrorismo si el Gobierno consideraba que no representaban una amenaza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here