Cuba llama a acelerar proceso de integración en América Latina

A continuación el discurso íntegro en la V Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe:

Me complace saludarlo a usted, presidente Michel Martelly, y a los demás miembros de la Mesa Directiva, así como al secretario general y a todas las delegaciones presentes.

Agradezco al pueblo haitiano y a sus autoridades por las muestras de amistad y solidaridad que ha recibido la delegación cubana desde nuestra llegada a este hermano país.

Cuba apoya plenamente el objetivo de relanzar la Asociación de Estados del Caribe (AEC) sobre la base de sus principios fundacionales.

El fortalecimiento de la cooperación regional y del proceso de integración mediante la instrumentación de políticas y programas orientados a utilizar y fomentar las capacidades colectivas del Caribe para lograr un desarrollo sostenido en lo cultural, económico y medioambiental, mantienen total vigencia para todos nuestros países.

El beneficio común de nuestros pueblos solo se podrá lograr con la acción concertada y la cooperación de todos. Los avances que logremos en las áreas de turismo, comercio, transporte y reducción del riesgo de desastres nos harán menos vulnerables y más eficaces.

Hoy, las palabras expresadas por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la I Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe, celebrada en Trinidad y Tobago en 1995, adquieren plena vigencia: ”Creemos en la idea de un Caribe unido y tenemos la certeza de que juntos podremos vencer nuestras dificultades actuales”.

Expresión de ello es el surgimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), de la cual el Caribe es parte esencial. Su creación constituye, sin dudas un hecho de enorme trascendencia, pues desde la comprensión de nuestra diversidad fomenta la unidad regional para el bienestar y la dignidad de nuestros pueblos.

La AEC debe constituir un puente para la integración entre el Caribe insular y América Latina.

Para Cuba es una prioridad la plena participación de nuestra subregión en los trabajos de la CELAC.

Acelerar el proceso de integración regional es una necesidad impostergable. Al hacerlo, estaremos honrando los ideales de los próceres de la independencia de nuestra región, y el legado del presidente Hugo Chávez, quien impulsó y aportó toda su capacidad de convocatoria y su generosidad para la materialización de ese ideal integracionista. El ALBA, Petrocaribe, la CELAC, son ejemplos de ello.

Estamos seguros de que la República Bolivariana de Venezuela, hoy bajo la conducción del presidente Nicolás Maduro, continuará ese histórico legado.

En su condición de vicepresidente de la Mesa Directiva del Consejo de Ministros de la AEC, Cuba contribuirá al cumplimiento de la agenda y los principios fundacionales de la organización.

Esta V Cumbre de la AEC puede ser histórica si marca el inicio de una nueva etapa que responda a las aspiraciones de sus integrantes.

Nos reunimos en Haití, cuna de la primera revolución social del continente americano, luego de tres siglos de colonialismo. Tenemos una deuda con este pueblo.

Hacemos un llamado a materializar el compromiso de apoyar la reconstrucción y el desarrollo futuro de este país. Solo la unidad y el sentido ético frente a la historia de nuestros pueblos harán esto posible.

Hace 120 años nuestro Héroe Nacional José Martí escribió: ”moriremos por la libertad verdadera; no por la libertad que sirve de pretexto para mantener a unos hombres en goce excesivo, y a otros en el dolor innecesario”.

Es nuestra responsabilidad no olvidarlo; es voluntad política y decisión lo que necesitamos para que Nuestra América pueda contar con una AEC fortalecida. Y para que el Caribe cuente también con una América Latina solidaria, justa, unida y vencedora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here