El proceso se puede entender fácilmente: si los secretos de la vida
se guardan en forma de combinaciones de nucleótidos, basta con
convertir el código binario de la información en estos nucleótidos, lo
difícil es recuperar la información después.

Ahora un equipo de la
Universidad de Washington acaba de dar un paso importante en este
sentido: han codificado cuatro imágenes digitales en el ADN, han
conseguido hacer búsquedas y luego lo han recuperado sin problemas, como
si de un disco duro se tratara.

En el artículo, indicado en cnet,
indican las ventajas que tiene, ya que la información podría
almacenarse durante miles de años en muy poco espacio, aunque el coste
hoy en día es extremadamente alto como para poder transformarse en una
solución asequible y comercial.

LEÉR MÁS  Una ciudad argentina, el lugar más seguro del mundo si Corea del Norte lanza un misil

En el nuevo proceso no tienen que
secuenciar todo el ADN para recuperar la información y buscar en ella,
ahora usan un proceso llamado codificación de Huffman, que por lo
general se utiliza en la compresión de datos sin pérdidas, para poder
“navegar” por la piscina de ADN en busca del dato deseado.

LEÉR MÁS  “Todavía tengo miedo de ser malinterpretado, pero quiero correr ese riesgo”

Aunque
aún falta mucho camino para evitar errores y poder reducir costes,
parece que el futuro del almacenamiento de los datos está en nuestro
propio ADN.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here