Pocas horas después del anuncio, que fue denunciado por organizaciones de Derechos Humanos y políticos de la región, dos jueces, un fiscal y su chofer fueron asesinados y otros dos magistrados resultaron heridos en el norte de la península de Sinai, escenario de ataques casi cotidianos contra las fuerzas del orden.

Como es habitual en Egipto, el fallo será remitido al muftí -máxima autoridad religiosa del país- que emitirá un dictamen no vinculante, antes de que el tribunal pronuncie su fallo definitivo, el próximo 2 de junio, precisó la fuente a la agencia de noticias EFE.

Ese mismo día, el Tribunal Penal de El Cairo dictará también su sentencia contra el ex presidente egipcio, quien hace tres semana había sido condenado a 20 años de cárcel por haber reprimido una protesta social durante su año de mandato, en un caso de espionaje y colaboración con el movimiento palestino Hamas.

Hoy Mursi fue condenado a muerte, junto a otros 105 miembros de los Hermanos Musulmanes, por su huida de la cárcel de Wadi Natrun durante la revolución de 2011, gracias a una supuesta ayuda de combatientes de Hamas y de la organización libanesa chiíta Hezbolah.

El ex mandatario, que continúa afirmando que es el ”presidente legítimo” de Egipto, fue depuesto el 3 de julio de 2013 en un golpe militar liderado por el entonces jefe del Ejército y actual presidente, Abdelfatah al Sisi, tras varios días de multitudinarias marchas y protestas.

Desde el derrocamiento de Mursi, las autoridades persiguieron a los simpatizantes, integrantes y líderes de los Hermanos Musulmanes, declarados como un grupo terrorista.

El 2 de junio, cuando Mursi sea juzgado por espionaje, el ex mandatario podría ser nuevamente condenado a la pena capital.

En ese caso de espionaje, ya fueron condenados a muerte, también de forma provisional, el guía supremo de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, el número dos de la cofradía, Jairat al Shater, su hijo, y el miembro de la mesa ejecutiva del movimiento islamista Mohamed Beltagui.

También fueron sentenciados a la pena capital por espionaje el presidente del brazo político de la Hermandad, Saad Katatni, su vicepresidente, Esam al Erian, y el predicador islamista Yusuf al Qaradaui, juzgado en rebeldía.

La pena de muerte a Mursi, el primer presidente electo por el sufragio popular tras más de 40 años de presidencia de Hosni Mubarak, fue condenada por la organización internacional Amnistía Internacional (AI), que calificó al proceso judicial de ”farsa basada en procedimientos nulos”.

En un comunicado, AI afirmó que esta condena ”muestra el deplorable estado del sistema judicial de Egipto”.

”Condenar a Mohamed Mursi a muerte después de juicios masivos e injustos muestra una completa desconsideración de los derechos humanos”, dijo en la nota el subdirector de AI para Oriente Medio y el Norte de África, Said Bumeduha.

”La pena de muerte se ha convertido en la herramienta favorita de las autoridades egipcias para deshacerse de la oposición política”, añadió el responsable humanitario citado por la agencia DPA.

Por su parte, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, lamentó que ”un presidente electo con el 52% de los votos fue condenado a muerte. De esta forma, el Egipto de hoy regresa al Egipto antiguo”, fustigó hoy el mandatario turco durante un acto en Estambul.

Erdogan acusó a Occidente de haber ”cerrado los ojos” durante el Golpe de Estado del 3 de julio de 2013, endilgó a las potencias occidentales de ”mirar como espectadores estas ejecuciones en Egipto” y recordó que su país y la Unión Europea (UE) abolieron la pena de muerte.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here