En 1976 ingresaron al banco de Niza a través de un túnel y se llevaron el contenido de 317 cajas de seguridad.

El autor confeso del “robo del siglo”, quien en 2010 dijo haber sido el cerebro del golpe de Niza de 1976 en el que desaparecieron el equivalente de 27 millones de euros actuales, solo ha podido ser condenado por la justicia francesa por delitos menores.

Jacques Cassandri, de 74 años, fue condenado hoy por el Tribunal Correccional de Marsella a 30 meses de prisión y 200.000 euros de multa por desvío de fondos, trabajo irregular y tráfico de influencias, delitos ligados a sus negocios inmobiliarios.

La justicia no pudo imputarle por el robo de un banco de Niza, porque cuando publicó su libro-confesión ese delito ya había prescrito, pero tampoco consiguió condenarle por el blanqueo del dinero sustraído por el que había sido procesado, porque como reconoció el fiscal no se consiguió establecer el origen de su fortuna.

LEÉR MÁS  Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI de España, ingresó a prisión

Cassandri, que no tendrá que ingresar en prisión a causa de su elevada edad y porque ya estuvo medio año en prisión preventiva, consideró “moderada” la condena y apenas pudo ocultar su satisfacción.

Una pena simbólica para un hombre que durante la vista oral en febrero pasado aseguró que el libro en el que se presentaba como el cerebro del golpe no era más que “una novela”, una “fanfarronería”.

De hecho, en contra de lo que había afirmado por escrito, negó haber participado en el robo cometido en una sucursal de la Société Générale de Niza el 18 de julio de 1976.

LEÉR MÁS  El uribista Iván Duque se impuso por amplio margen y es el nuevo presidente de Colombia

Durante los dos días previos, los autores excavaron un túnel desde las cloacas para acceder al interior de la entidad, perforar el muro de la caja fuerte y llevarse el contenido de 317 cajas de seguridad, no sin antes escribir con tiza la frase: “ni disparos, ni violencia, ni odio”.

Durante años, los investigadores habían considerado que el cerebro del robo fue Albert Spaggiari, fallecido tras haberse fugado del despacho del juez instructor.

Pero la publicación de “French Connection” en 2010 bajo el seudónimo de D’Amigo cambió las cosas y llevó a la justicia a centrarse en la figura de Cassandri, un conocido miembro de la mafia marsellesa.

LEÉR MÁS  En Indonesia buscan a 60 desaparecidos por un naufragio en la isla de Sumatra

Incapaces de imputarle por un robo que ya estaba prescrito, los investigadores pusieron el foco en el blanqueo del botín, que consideraron que podía haber ido a parar a sus actividades empresariales, en particular la apertura de una conocida discoteca de Marsella y a operaciones inmobiliarias en Córcega.

Pero el fiscal, Etienne Perrin, reconoció durante la vista que no había pruebas para relacionar el dinero de Cassandri con el del robo, por lo que renunció a pedir condena por ese delito.

En cambio, mantuvo otras acusaciones, que le llevaron a pedir 5 años de prisión y 300.000 euros de multa, una pena muy superior a la que finalmente le han impuesto los jueces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here