Con gran ausencia de presidentes, proponen encuentros bienales

”Se debe transformar esta cumbre para posicionarse como un mecanismo moderno de integración regional y de vinculación global”, porque, dijo Peña Nieto,”estos son tiempos de cambio, de nuevos equilibrios en la geopolítica internacional”.

Agregó, tras proponer como temas de la próxima cumbre en México, la elevación de la calidad educativa y una mayor competitividad de los países del bloque, que ”en medio de un complejo entorno financiero global, las economías (iberoamericanas) se distinguen por su estabilidad y posibilidad de crecimiento”.

Esta cumbre de Panamá estuvo marcada por las ausencias, ya que además del rey Juan Carlos de España y de la presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, el primero por una operación de cadera y la segunda reponiéndose de una intervención para drenar un hematoma craneano, se sucedieron los anuncios de dignatarios que decidieron no acudir.

Anunciaron que no participarían los gobernantes de Venezuela, Nicolás Maduro; de Cuba, Raúl Castro y Guatemala, Otto Pérez Molina, luego decidieron lo propio la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff; de Uruguay, José Mujica; de Bolivia, Evo Morales y Chile, Sebastián Piñera.

Incluso algunos gobernantes que participaron de la cumbre no asistieron a la ceremonia de apertura del viernes, como el salvadoreño Mauricio Funes y el hondureño Porfirio Lobo, que no llegarán a Panamá hasta hoy.

Peña Nieto y el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos se erigieron en únicos representantes de la Alianza del Pacífico, que integran junto a Perú y Chile, cuyos jefes de Estado también engrosaron la lista de los ausentes, comentó la agencia DPA.
El jefe de Gobierno de España, Mariano Rajoy, se mostró convencido de que la Alianza del Pacífico será un éxito del que no quiere que quede al margen su país, que ya es observador desde hace un año.

LEÉR MÁS  Arqueólogos encontraron un naufragio en Portugal que sería el "descubrimiento de la década"

El rey de España, en su mensaje grabado, aseguró que esta ”cumbre de la renovación” (en Panamá), permitirá, adaptar mejor las reuniones ”a la realidad internacional actual” y ”adecuar la Secretaría General Iberoamericana para que cumpla con más eficacia sus cometidos, reforzados en el ámbito de la cultura y la cooperación”.

”Esta es la cumbre del cambio, la cumbre de la transformación”, aseguró por su parte Enrique Iglesias, para quien la de Panamá es la última cumbre en la que participará como secretario general, sin que se vaya a decidir de momento su sucesor.

Rajoy aseguró que ”España está saliendo ya de la crisis con una economía saneada y reforzada” y consideró que América Latina tuvo un papel muy importante en esa recuperación.

Atribuyó la salida de la ”grave crisis económica” al ”amplio y ambicioso plan de reformas estructurales” aprobado por su gobierno.

Además, informó que tras dejar atrás este año la recesión el crecimiento económico previsto por su gobierno para 2014 es de un 0,7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

LEÉR MÁS  Bolsonaro prometió privatizar “gran parte” de las empresas de Brasil

La jornada de hoy se desarrolló en dos sesiones plenarias y en una reunión en privado de los jefes de Estado y de gobierno, que se conoce como el ”retiro”, un espacio incorporado en los últimos años que les da ocasión para abordar de una manera más informal diversos temas que pueden introducir libremente.

En esta ocasión, la presidencia panameña sugirió, según la agencia EFE, tratar en este encuentro los movimientos sociales que se registran en algunos países, como síntoma de un cierto desencanto político e inquietud en sectores, como los jóvenes.

Potenciar ese espacio de ”diálogo privado” entre los mandatarios es uno de los cambios que está previsto que aprueben los jefes de Estado como parte de la reforma de las cumbres.

El proyecto de Resolución que hoy fue aprobado, incluye ese punto, junto con la transformación de las cumbres en bienales, a partir de la próxima en la ciudad mexicana de Veracruz, en 2014.

En los próximos meses se deberá determinar el nuevo reparto de las cuotas de financiación de este organismo, que tiene un presupuesto anual de 7 millones de euros, de manera que pase ”gradualmente en tres años” (2015-2017) de la proporción actual, 60 por ciento España, 10 Portugal, y el restante 30 por ciento los países latinoamericanos, al 60-40.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here