Cómo el sueño de Europa se torna pesadilla

Unos 10.000 extranjeros entraron en Macedonia durante el pasado fin de semana, en medio de la incesante oleada de refugiados que llega a Europa, donde ganan fuerza los detractores de las políticas migratorias europeas con discursos y acciones cada vez más radicales.

En la ciudad alemana de Hamburgo fue incendiado un centro de refugiados, consumiendo las llamas 14 contenedores residenciales. En total, las autoridades alemanas han registrado este año casi 500 ataques contra centros de acogida.

Paralelamente, algunos altos cargos muestran ánimos cada vez más hostiles hacia la llegada de refugiados. No en vano, el jefe del sindicato de la policía alemana ha reclamado la construcción de una valla en la frontera del país. Según su opinión, esta medida generará una reacción en cadena y países como Austria seguirán su ejemplo.

LEÉR MÁS  Peligra el Brexit tras la renuncia de dos ministros

Mientras tanto, el pasado 17 de octubre ardió en la localidad de Onsala, en el sur de Suecia, una escuela que se iba a utilizar como vivienda para los solicitantes de asilo. La policía baraja la hipótesis de ”incendio provocado”, ya que se trata del tercer ataque de este tipo registrado en Suecia en solo una semana.

Por su parte, el presidente de Polonia, Andrzej Duda, advirtió este domingo que los desplazados pueden traer consigo epidemias y ha hecho un llamamiento para que se tomen medidas de precaución que protejan a los polacos de este riesgo.

El coordinador del área de inmigración de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, Carlos Arce, opina que la Unión Europea plantea el flujo de desplazados como un problema que puede afectar la identidad europea, lo que -según él- fomenta el auge de los grupos ultraderechistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here