A pocos dias de iniciadas las campañas para las elección presidencial en el Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales  se consolida como el favorito de la población para triunfar el 12 de octubre, con 54 por ciento de preferencia electoral.

Acostumbrada a los permanentes cambios por conflictos sociales traducida en frágiles democracias, el Palacio Quemado -como llaman a la Casa de Gobierno- recuperó su estabilidad desde que, en 2006, Evo Morales llegó a la presidencia y consiguió un inédito equilibrio social y económica que hoy reflejada en el apoyo popular.

Desde que asumió la presidencia de Bolivia, Morales nacionalizó los hidrocarburos, la minería y las telecomunicaciones, creó bonos asistenciales, así como la visibilización y empoderamiento de comunidades campesinas y cocaleras, y dio un rol político preponderante a los indígenas, sector al que pertenece por su orígen aymara.
 
En rigor, las políticas adoptadas por Evo, permitieron que en  2011, la nación andina dejará de ser la más pobre de Suramérica, y se convirtiera en un país en vías de desarrollo con mayor crecimiento económico y estabilidad social.
 
Sin embargo, el principal contendiente de la oposición, con el 17 por ciento de intención de voto, Samuel Doria Medina, se muestra en contra de los cuantiosos recursos de la nacionalización que, hasta el momento, obtuvo el Estado.
 
Evo, con 54 años, encabeza las encuestas con un 54 por ciento de la intención de voto frente al 17% del empresario de la construcción, Doria Medina, de 55 años y a quien ya derrotó en las elecciones de 2005 y 2009.
 
Los otro candidatos en carrera son, el expresidente conservador Jorge Quiroga (2001-2002), que recoge, a penas, un seis por ciento de la intención de voto.
 
Más de 6 millones de bolivianos deberán elegir presidente, vicepresidente, 36 senadores y 130 diputados. El primer mandatario indígena del Movimiento Al Socialismo (MAS) es el que recibo el mayor respaldo electoral.
 
Según últimas cifras del Instituto de Estadística (2012), desde la llegada de Evo Morales Ayma a la presidencia de Bolvia, se logró un crecimiento histórico de 6,78% del PIB, la tasa más alta de los últimos 25 años y la mayor en la región, aunque aún persiste un gran nivel de probreza  en areas rurales en torno al 40%.

LEÉR MÁS  Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI de España, ingresó a prisión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here