El comunicador británico del Financial Times, Paul McClean se acercó al borde de una laguna para limpiarse las manos. Fue lo último que hizo.

Los informes preliminares señalan que el reportero se disponía a hacer surf con amigos y se alejó del grupo para buscar un baño. Su cuerpo aún no ha sido encontrado.

Un reportero británico del diario ‘Financial Times’ que estaba de vacaciones en Sri Lanka desapareció este jueves luego de tropezar con una laguna infestada de cocodrilos, mientras buscaba un sitio para asearse. Uno de estos reptiles acabó con su vida.

LEÉR MÁS  El dramático relato de un sobreviviente del submarino Pacocha: "Nos faltaba el oxígeno, era el infierno debajo del mar"

Según informó ‘The Telegraph’, se cree que Paul McClean, de 24 años, murió después de que un cocodrilo le tendiera un emboscada mientras se lavaba las manos en una laguna conocida como Crocodile Rock (Roca Cocodrilo), situada a pocos minutos de una popular playa, donde el joven se encontraba con un grupo de amigos.

Aunque el cuerpo de McClean aún no ha sido encontrado, sus compañeros aseguran que fue visto por última vez “agitando las manos en el aire” con desesperación, antes de ser arrastrado a las aguas por el reptil.

LEÉR MÁS  Conocé al “asesino de Twitter”

Los informes preliminares señalan que el periodista había salido para hacer surf con sus compañeros en una actividad organizada por el hotel donde se hospedaban, y se alejó del grupo para buscar un baño.

Fawas Lafeer, dueño de una escuela de surfeo de la zona, reveló que supo de un incidente en que estaba implicado un turista, posiblemente McClean, y que inmediatamente llamó a las autoridades. Explicó además que un pescador que se encontraba en un río aledaño fue testigo del momento en que un hombre era “tragado” por el agua.

LEÉR MÁS  Venezuela libera a 59 colombianos acusados de paramilitarismo

Lafeer subrayó que los equipos de búsqueda y rescate están trabajando con la Policía para localizar el cuerpo del británico, pero admitió las dificultades de la tarea dado que la laguna es “profunda y turbia”. “Los cocodrilos toman sus presas y las ocultan en el barro, así que no creo que lo encuentren sino hasta pasado mañana”, aseveró.

RT

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here