Oníshenko, que también encabezó el Servicio Sanitario ruso (Rospotrebnadzor) entre los años 2004 y 2013, lamenta que la lista de los productos recientemente prohibidos para la importación a Rusia no incluya ”las auténticas armas químicas [de EE.UU]”. ”Se trata de Pepsi y Coca-Cola. Creo que esto será la siguiente etapa”, dijo en una entrevista a una emisora rusa.

LEÉR MÁS  Venezuela: Maduro y la oposición se abren al dialogo

Asimismo, Oníschenko expresó su satisfacción por el fin del suministro de aves de corral de EE.UU. a Rusia. Con respecto a los agricultores europeos, el exprincipal médico sanitario de Rusia señaló que van a criticar fuertemente a su propio Gobierno por la introducción de las nuevas medidas, ya que sus negocios resultarán afectados.
 
Por su parte, un grupo de legisladores rusos del Partido Comunista propuso introducir un impuesto sobre las bebidas gaseosas azucaradas. Según sus palabras, los refrescos como Coca-Cola están detrás de la obesidad y varias enfermedades graves.

LEÉR MÁS  Italia busca aprobar la Ley de Eutanasia

Esta semana se informó también de que la compañía estadounidense había retirado su publicidad de cuatro canales de televisión rusos. Fuentes de la multinacional dijeron que esta medida se adoptó por razones económicas pero no descartaron la posibilidad de que se debiera a las sanciones impuestas por EE.UU. y la Unión Europea contra Rusia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here