Según un comunicado publicado en la página web de una división regional de la Academia de Ciencias rusa, es posible extraer oro del carbón. Así lo han demostrado unos investigadores del Centro Científico de Amur, una región situada en el extremo oriental del país.
Estos científicos, después de estudiar durante 15 años la composición de carbones de distintos orígenes, han constatado que en los filtros usados en las centrales termoeléctricas se sedimentan tanto componentes dañinos como beneficiosos. Con estos últimos, sostienen que de cada tonelada de carbón se puede conseguir un gramo de oro.
En la publicación se explica que se trata de ”un sencillo procedimiento” que ya está patentado. En este, el humo del carbón quemado pasa un proceso de depuración. Los sendimentos primero se limpian con agua y después pasan un filtrado especial con el que se consigue un concentrado que presenta trazas de oro. El paso final es refinar el metal obtenido hasta conseguir un oro de calidad.
Los científicos esperan conseguir una ayuda del Centro de Innovación Skólkovo con la que poder construir la primera instalación experimental dedicada a la producción del metal precioso con esta nueva técnica. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here