China: revelan cómo es el brutal sistema secreto de castigos del estado

Confinamiento en solitario. Medidas para hacer que los detenidos pierdan la noción del tiempo. Temperaturas extremas.
Privación del sueño, agua o comida; palizas y posturas forzosas durante horas. Según indica el diario La Nación, son algunos de los métodos de tortura que se emplean en el shuanggui, el sistema de detención secreta que el Partido Comunista de China emplea contra sus miembros sospechosos de conducta irregular, generalmente corrupción, para obligarlos a confesar.
Aunque la existencia del shuanggui (doble designación, en castellano) ya se conocía, ahora un informe de la organización Human Rights Watch (HRW) incluye por primera vez testimonios de primera mano de algunas de las víctimas.
Todas denuncian torturas generalizadas en un sistema nacido en los años 90 y convertido ahora en herramienta principal de la campaña anticorrupción del presidente Xi Jinping.
Una herramienta que carece de base en el sistema legal chino, pero que la Comisión Central para la Investigación de la Disciplina (CCDI), el brazo policial del partido, puede usar contra cualquiera de los 88 millones de miembros del PCCh de los que sospeche.
El procedimiento comienza con una convocatoria al sospechoso para que acuda a un lugar designado a una hora designada.
El individuo desaparece, sin que su familia o sus abogados reciban notificación alguna sobre su paradero o el cargo que se le imputa. Típicamente, quedará encerrado en habitaciones de hostales acondicionadas especialmente para evitar fugas o suicidios.
Su aislamiento puede durar un período de tiempo indefinido. Días. Meses. En algunos casos, más de un año. Hasta que confiese.
Xi ha descripto la lucha contra la corrupción como una “cuestión de vida o muerte” para el partido. También, apunta HRW, lo es el shuanggui para sus víctimas. Desde 2010 se produjeron al menos 11 muertes entre detenidos.
En la mayoría de los casos, las autoridades declaran que se trata de suicidios, aunque los familiares sospechan torturas. No suele haber modo de comprobarlo.
El académico Li Yongzhong, citado por el informe, calcula que el shuanggui se aplica en un 10 a un 20% de los casos de “violaciones de la disciplina” que se indagan. Se estima que pudo haberse aplicado el año pasado a entre 33.000 y 66.000 casos.
“Xi ha basado su campaña anticorrupción en un sistema de detención abusivo e ilegal”, denuncia la directora para China de HRW, Sophie Richardson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here