El Senado aprobó en un arduo y maratónico debate la interrupción voluntaria del embarazo para tres causales, en un país de marcado sesgo conservador.

El proyecto, impulsado por la presidenta socialista Michelle Bachelet que hoy visita Buenos Aires, busca flexibilizar la estricta legislación y legalizar el aborto en caso de que la madre esté en peligro, si un feto es inviable o cuando el embarazo es resultado de una violación.

LEÉR MÁS  Gran Bretaña acusa a Alemania y Francia de frenar las negociaciones con la UE

“Las mujeres de Chile merecen este mínimo reconocimiento a su capacidad de decidir”, dijo Bachelet en la cuenta de Twitter de la presidencia al referirse a las tres causales de la iniciativa.

Chile sigue siendo uno de los pocos países en el mundo donde el aborto es ilegal en todos los casos, en una señal de su tradición conservadora, aunque en la última década se ha logrado destapar algunos temas valóricos.

LEÉR MÁS  Italia busca aprobar la Ley de Eutanasia

La discusión del proyecto, que dejó en evidencia la resistencia de legisladores del pacto gobernante de centro izquierda, fue aprobada por una ajustada mayoría en el Senado tras una fase decisiva que partió el lunes, después de dos años de tramitación en diferentes comisiones del Congreso.

La senadora de la Democracia Cristiana y candidata presidencial, Carolina Goic, admitió que si bien no comparte el aborto, las tres causales del proyecto eran inobjetables.

LEÉR MÁS  Venezuela: Maduro y la oposición se abren al dialogo

“Yo no soy partidaria del aborto, pero creo que cuando estamos hablando de tres causales excepcionales, la respuesta del Estado no puede ser la cárcel para las mujeres. No puede ser esa la respuesta que demos como Estado a mujeres que viven tres situaciones dramáticas”, dijo Goic.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here