Después de someterse a una cirugía y a una estricta dieta, la pareja finalmente pudo comenzar una vida normal.
Lee Sutton, de 42 años, y Rena Kiser, de 39, quienes llegaron a pesar 600 kilos entre los dos, se sometieron a una operación de bypass gástrico hace un año logrando un cambio sorprendente.

Si bien ambos se conocen desde hace 11 años, en ningún momento pudieron tener relaciones sexuales. Todos sus problemas lo tapaban con comida chatarra hasta que en determinado momento las cosas se salieron de control: sus cuerpos eran de tal dimensión que la hermana de Lee tuvo que mudarse con ellos para ayudarlos a bañarse, cambiarse o hasta incluso ir al baño.

LEÉR MÁS  52 muertos causó el incendio de un micro en Kazajistán

Cansados de ese estilo de vida, la pareja viajó a Texas para reunirse con el cirujano Younan Nowzaradan, quien les recomendó que se sometan a un bypass gástrico ya que sus vidas corrían mucho peligro y no podían seguir así.

Sin embargo, antes de ser operados debieron realizar un estricto plan de alimentación para perder peso y así no correr riesgo durante la cirugía.

LEÉR MÁS  Rajoy, dispuesto a todo para impedir que Puigdemont sea investido en Cataluña

El sorprendente cambio -bajaron 260 kilos entre los dos- que comenzó hace 12 meses, quedó registrado en el reality “My 600lb Life” -“Mi vida con 270 kilogramos”-, donde ambos resaltaron su felicidad por un aspecto que anteriormente no habían experimentado en esta nueva etapa. “¡Nunca antes tuvimos relaciones sexuales, pero ahora podemos hacerlo, es genial!”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here